lunes, 16 de mayo de 2022

MEDITACIÓN SOBRE CÓMO HAY QUE ORDENAR LOS DESEOS


 


I. Nuestra felicidad en esta vida depende de la regla que impongamos a nuestros deseos. Aprende a limitarte en el deseo de los bienes naturales. Quisieras gozar de mejor salud, poseer más ingenio, más fuerzas, más hermosas cualidades naturales; este deseo es fuente de inquietudes. Conténtate con lo que Dios te ha dado, agradécele; acaso te condenarías si tuvieses los brillantes talentos que deseas. Aunque ahora tuvieras lo que deseas, no por ello estarías más contento. Sólo Dios puede colmar tus anhelos. Dedícate a hacer su voluntad y todos tus deseos serán satisfechos.

II. Conténtate asimismo con los bienes de fortuna que Dios te ha dado; no son las riquezas, ni los honores, los que te harán feliz. ¡Cuántas personas hay más pobres que tú y sin embargo son más dichosas, porque no desean sino lo que Dios quiere que posean! El pecador es infeliz, tenga o no tenga lo que él desea (San Próspero).

III. Un deseo te es permitido: es el llegar a un grado más alto de santidad; hasta debes imitar las heroicas virtudes que admiras en los santos, en la medida en que tu estado y condición te lo permitan. Examínate acerca de los deseos de tu alma; desea con ardor llegar a la santidad. Nada esperes, nada temas, y habrás reducido a la impotencia la cólera de tu enemigo (Boecio).

 

La resignación a la voluntad de Dios. Orad por vuestra patria.


BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Día 16 de Mayo)


 



IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

XVI.

María en la vida pública de Jesús. —Para Dios toda la gloria.

 

   Cristo emprendió entonces su predicación, y se iban las gentes tras Él atraídas por su doctrina y asombrosos milagros. En una ocasión las turbas le aclamaron profeta, varón de Dios, y aun quisieron alzarle por rey. María se conservaba oculta en su soledad, y nada apetecía sobre sí de aquella gloria y fama que hubiera podido acarrearle el ser conocida como Madre de tal Hijo.

   Así debemos ser nosotros indiferentes a toda gloria nuestra, atentos a procurar solamente la de Dios. Si algo de lo que nace de nosotros merece aplauso, téngalo enhorabuena, pero no se nos vea a nosotros acudir ansiosos y sedientos a saborear su golosina. Den gloria a Dios nuestros trabajos y aprovechen a nuestros hermanos, pero mantengámonos nosotros personalmente oscurecidos, como si de nosotros no fuesen aquellas obras que están llamando la atención. Mejor fuera tal vez no haber tenido merecimiento alguno ante los hombres, si tales merecimientos no han de considerarlos como gratos a su persona el Soberano Juez. María con sólo presentarse en compañía de su Hijo en aquel brillante teatro de sus prodigios hubiera arrebatado tras sí la general atención, y millares de lenguas hubieran repetido con entusiasmo en su loor aquella exclamación de una sencilla mujer al Divino Maestro: “Feliz el seno que te llevó y los pechos que te alimentaron.” No obstante, ni una sola vez se la nombra como personaje que interviniese en aquellas admirables escenas. En el Calvario se la encuentra, sí, cuando no hay palmas y laureles que compartir con su Hijo, sino injurias y vilipendios.

   Espantarnos debe la consideración de cuan otra es la conducta nuestra la mayor parte de las veces. Háganos cautos y reservados, y celosos de la modestia y humildad, este ejemplo de la Madre de Dios.

 

 


domingo, 15 de mayo de 2022

BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Día 15 de Mayo)


 


IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

XV.

 

María en el primer milagro de Jesús. — Importunidad de la oración.

 

   Llegábase entre tanto el tiempo señalado por Dios para que emprendiese su vida pública el Divino Maestro. Asistió Éste con su Madre y algunos discípulos a unas bodas, y en ellas llegó a faltar el vino. Conoció María el apurado trance de los desposados y dijo a Jesús: “No tienen vino,” y respondióle el Salvador: “¿Qué nos importa a Ti y a Mí, oh mujer? No ha llegado aún mi hora.” Mas ella, no desalentada por esa aparente negativa, dijo a los criados: “Haced lo que Él os dijere.” Y Cristo, vencido por esa importunidad, hizo el milagro de convertir en vino el agua de unas tinajas que le presentaron.

   Reparemos cómo Cristo escoge para hacer su primer milagro la ocasión de serle pedido por su dulcísima Madre, para acreditar cuánto la quería y honrarla con su intervención en este asunto. Más quiere a la vez que se lo pida, y no se contenta con que se lo indique, sino que espera a que le fuerce á ello, haciéndole presentar por los criados las tinajas de agua, para mostrar con eso que los favores de Dios no se alcanzan sino por medio de la oración y de la importuna y constante oración. Si María hubiese cedido a la primera respuesta qué le dio el Salvador, es seguro no se hubiera obrado el milagro. No se acobardó ni se dio por vencida; renovó la súplica en la forma más expresiva, cual fué la de mandar por su cuenta a los criados se pusiesen a disposición del Divino Maestro, y así recabó de Él lo que solicitaba. Queremos a veces ser auxiliados sin pedir con insistencia y empeño; y quizá muchas veces sin empezar a pedir siquiera. ¿A quién acusaremos, pues, si nos encontramos desamparados en las mayores necesidades?

   Propongamos hoy firmemente no dejar de las manos el arma poderosísima de la oración, pero tenaz, constante, incansable, importuna. Esta es la que rompe la peña y nos abre la fuente de las bendiciones del cielo.

 


sábado, 14 de mayo de 2022

BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Días 12, 13 y 14 de Mayo)

 




IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

XII.

María en su huida a Egipto. —Total desprendimiento.

 

   Pocos días después del Nacimiento del Salvador, poderosos enemigos maquinan su muerte. Un Ángel del cielo avisa a José, y María con su Esposo y el Niño se ven obligados a huir a Egipto, país extranjero, idólatra y enemigo de su nación. María emprende sin vacilar este viaje, y abandona, confiada en la Providencia, su país natal.

   Tales sacrificios exige alguna vez el servicio de Dios a las almas cuya fidelidad desea Él tener bien probada. A Abrahán, al llamarle a ser padre de su pueblo, empezó por mandarle el Señor que dejase su tierra, padres y parientes. Y en el Evangelio se nos dice repetidas veces que es forzoso en casos dados dejar padre, madre, esposa y hermanos, y hasta la propia vida para seguir a Cristo. Lo cual no significa sino la sublime virtud del total desprendimiento, que es la fundamental de toda vida de perfección. ¿Cómo quieres de otro modo volar libre, alma mía, por los espacios iluminados y anchurosos del cielo, si tienes trabadas tus alas con lazos de la tierra, que son las desordenadas aficiones de que se trata aquí? El desprendimiento espiritual, en el grado mayor o menor que sea necesario para el cumplimiento de los designios de Dios sobre tu alma, debe ser constante trabajo de tu vida, si deseas traerla por los elevados senderos de la santidad. Sal de tu patria, sal de los tuyos, sal de ti misma, si quieres encontrar a Dios. Corazón que han de llenar pensamientos y afectos del cielo, ha de vaciarse antes de todo pensamiento y afición terrena que allí pueda estorbar.

   Despegadme, Dios mío, desterradme, desprendedme, descarnadme de cuanto no seáis Vos o no se encamine directa y exclusivamente a Vos.

 

XIII.

María en su vida de destierro. —Vida de peregrino en el mundo.

 

   Algunos años vivió la Sagrada Familia en Egipto, desconocida allí e ignorada, sufriendo todas las tristezas de la emigración y tal vez la pesadumbre de la miseria. Un día les llamó otra vez el Ángel del Señor y les dio orden de volver a su país, por haber muerto ya los que allí aborrecían al Niño.

   Egipto debe ser este mundo para ti, alma cristiana; y no como en tu propia patria, sino como en país extranjero has de morar en él. País extraño, país enemigo de tu Dios, país en que no puedes echar profundas raíces, país en que no se te concede vivir más que como ave de paso, tal es esta tierra de la peregrinación. Yerras lastimosamente si te juzgas para él criada. No, tu patria no es ésta; tu patria es el cielo, de donde procedes y a dónde has de volver. No tienes, pues, aquí habitación permanente; camino es, no posada: no fijes tu corazón donde sabes que no podrá hallar su definitivo asiento. Al cielo, al cielo han de mirar siempre tus ojos; al cielo han de dirigirse tus pasos; al cielo han de volar tus afectos; al cielo las aspiraciones todas de tu corazón. Vida del cielo has de vivir aun estando acá en la tierra, como en la patria y no en el país de su destierro tiene siempre sus ansias el desterrado infeliz. Seas avecilla ligera, ganosa siempre de espaciarte en las alturas, no grosero reptil pegado siempre el rostro a la cenagosa tierra. No ha criado Dios la tierra para que la ames y sirvas, sino para que la huelles con tus pies.

    Aprende, alma mía, de la Virgen desterrada estos anhelos de la patria inmortal. Vive en este mundo como si en él no vivieses; posee como si nada poseyeses en él; trabaja como si únicamente para el otro trabajases. ¡Acá no has venido a vivir: acá no has venido más que a morir!

 

XIV.

María en Nazareth. —Amor a la vida oscura.

 

   De regreso de Egipto moró la Virgen Madre con su Esposo y el Niño Jesús en Nazareth. Nada dicen los Evangelios de este período de la vida de María Santísima, sí sólo que el Niño crecía y estaba obediente a Ella y a San José. No se vuelve a hablar de María hasta la época del primer milagro de Jesús, cuando Éste tenía ya la edad de treinta años.

   No sin misterio ha dejado el Espíritu Santo como en la sombra este largo plazo de la vida de Nuestra Señora. Fué sin duda para enseñarnos cuan preciosa es a los divinos ojos la oscuridad de la vida común e ignorada, cuando manifiestas razones de divina vocación no nos llaman a los deberes de la vida pública. No se gana menos para el cielo en el silencio y penumbra de las virtudes solitarias y caseras, que en el ruido y pompa de los actos heroicos y extraordinarios. Antes bien, la santidad ama generalmente esconderse como la violeta, y derramar solamente para gloria de Dios y para el buen ejemplo sus perfumes. Lo cual no contradice al otro deber que tenemos de dar público testimonio de nuestra fe cuando llegue el caso de eso: enseña únicamente que hemos de huir el aplauso y nunca obrar por él; no exhibirnos nosotros mismos en la escena del mundo, sino esperar a que nos saque a ella Dios, si tal fuere su voluntad. Y en caso de no exigirlo de nosotros motivos de orden sobrenatural, apetecer siempre el humilde retiro, la condición llana y común, los caminos oscuros y poco frecuentados. El demonio hace presa muy particularmente en las almas que desean sobresalir vanamente entre la multitud y hacerse visibles. El más seguro riesgo que en eso puede darse es por lo menos el de que salgan muertas de todo mérito nuestras obras, y sólo llenas de amor propio y de vanidad personal.

   Busca ser desconocido, ha dicho el libro profundo de la Imitación de Cristo, y esto me enseña el ejemplo de María en su vida oculta e ignorada de Nazareth.

 

miércoles, 11 de mayo de 2022

BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Día 11 de Mayo)

 



IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

XI.

María en su Purificación. —Celo del buen ejemplo.

 

   La Virgen Madre, más pura que el sol, sale de su casita y va al templo cuarenta días después de su alumbramiento para ofrecer su Hijo allí y purificarse como las demás mujeres. Exenta de esta ley por el carácter divino de su maternidad castísima, quiere no obstante sujetarse a ella, para dar en todo, ejemplo de perfecta observancia legal.

   Nada hay tan eficaz como el buen ejemplo, y es esta un arma de celo cristiano que toda alma fiel puede y debe emplear para gloria de Dios y provecho de sus hermanos. No se te pedirá tal vez cuenta, alma cristiana, de si has escrito sabios libros, o pronunciado elocuentes discursos, o acaudillado grandiosas empresas. Todo esto puede ser quizá muy ajeno a tu especial vocación. Más se te pedirá estrechísima sobre si has dado o no a los tuyos y al mundo la luz del buen ejemplo que con tus palabras y acciones les debías dar. Seas hombre, seas mujer, seas rico, seas pobre, seas rudo, seas sabio, tu voz y tu obra tienen alguna influencia, poca o mucha, alrededor de ti, y con esta influencia puedes ayudar a la causa de Dios y del bien, o a la causa del demonio su enemigo. Apóstol de Dios eres, si en su ayuda trabajas; satélite del diablo, si te empleas en obras que él inspira. Tu familia, tu círculo de amistades o negocios, la plaza y calle en que vives, el sitio de diversión o pasatiempo en que concurres, esa es la arena de tu apostolado, ese el terreno en que siembras sin cesar o para el bien o para el mal.

   ¿Qué uso has hecho hasta hoy, oh cristiano, de esa arma poderosísima del buen ejemplo?

   Gran cuidado debe darte para el día del juicio esta reflexión, y te pido la consideres y revuelvas en tu interior siquiera unos breves minutos cada noche. Dite a ti mismo: en este día que acaba de transcurrir ¿he favorecido con mis obras y palabras la causa de Dios o la causa de su enemigo?

 

 


martes, 10 de mayo de 2022

Pablo VI, igual que Francisco I, se burlaron de la Virgen de Fátima.


 


Fátima, mayo de 1967. Pablo VI celebra la Misa al aire libre. (Otro que se burlaba de la Virgen de Fátima) Como todos los Papas post conciliares cortados por la misma satánica tijera. Desde Juan XXIII hasta Francisco I unidos para destruir la Iglesia de Cristo.

   Pablo VI decidió ir allí pero “para un breve acto de presencia”, es decir, para hacer un viaje muy rápido, de carácter completamente “privado”. Para evitar encontrarse con Salazar (1), a quien consideraba un “dictador colonialista”, no hizo escala en Lisboa, sino que se apeó en el aeropuerto militar de Monte Reai; y luego, en un Rolls Royce a Cova da Iria. Donde no hablará de la esencia del “mensaje” de la Divina Voluntad, que quiso establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón de Viaria; pero Pablo VI ya había condenado a quienes “exaltan a María de manera a veces excesiva, rebasando los límites de las justas proporciones doctrinales o culturales”. (2)

Pablo VI pasó frente a la estatua de la Virgen sin siquiera levantar los ojos hacia ella; ni rezó el rosario con la multitud, ni siquiera un avemaría. Cuando se acercó a la estatua de la Virgen, para colocar un Rosario de plata en sus manos, al no hacerlo, ¡arrojó el Rosario a sus pies! Sin embargo, los temas del gran “Secreto”, como los “errores de Rusia”, la devoción restauradora al Inmaculado Corazón de María, estaban totalmente ausentes de Su predicación, Su “Ostpolitik” había llevado a un acercamiento decisivo con la Rusia bolchevique.  ¡La visita de Pablo VI fue toda una profanación de Fátima y un insulto a los pedidos de Nuestra Señora por nuestra salvación y paz verdadera!

 

   FUENTE: “CHIESA VIVA” N° 462.  AÑO 2013

 

(1) Nota de Nicky Pío: Salazar era un gran católico y muy mariano, tengo en mi escritorio un papel en la pared, sujetado por un clavo, una frase suya, para que nunca se me olvide. “Preferir ser mejores a estar mejor” Oliveira Salazar.

(2) Nota de Nicky Pío: Este también fue el pensamiento de Juan Pablo II. “El Rosario es muy mariano y no es suficientemente Cristocéntrico” Por eso contra los designios del cielo, por su cuenta, metió un “cuarto misterio” “y destruyo la TRINIDAD en el Santo Rosario” no sólo fue contra toda la tradición de muchos siglos, sino que su soberbia llego incluso a tal punto de burlarse de la Virgen María, y desobedecer a la misma Trinidad. Porque según Juan Pablo II, Dios y la Virgen se equivocaron. Y él como si fuera un Dios vino a completar con su “misterio luminoso” lo que el cielo hizo mal. Asi siempre fue el pensamiento de los herejes y satánicos durante toda la historia de la Iglesia Católica. Y son millones los católicos, sin contar a casi todo el clero, los que siguen a estos diabólicos Papas post conciliar. Sin importar lo que Dios y la Virgen demandan.  “El hombre se vuelve Dios”. Esa es la última herejía, e igual a Lucifer gritan a Dios ¡no serviré!



BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Día 10 de Mayo)

 



IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

X.

 

María en el nacimiento de Jesús. — Espíritu de pobreza.

 

   Llegan a Belén los fatigados Esposos y buscan hospedaje entre aquellos vecinos. Ninguno abre sus puertas a los pobres forasteros, y ya al caer de la tarde salen de la ciudad ingrata y recógense en una cueva junto a sus viejas murallas. Allí, entre dos bestias, nace en mitad de la fría noche y bajo destechado establo el Unigénito de Dios. Unos pobres pastores, llamados por un Ángel, acuden a adorarle. Coros celestiales cantan su gloria sobre el ruinoso portal.

   No te alarme, alma mía, la pobreza, ni te desconsuele el desamparo, ni te aflija el menosprecio de tus propios amigos y parentela. En estas condiciones quiso Dios se hallase su amantísima Madre en el momento más solemne de su vida, y en ellas quiso El nacer. Esta fué su corte y su palacio y su triunfal entrada en el mundo que venía a hollar con sus pies. Si te favoreció Dios con riquezas, no permitas se fije tu corazón en ellas, no les vendas tu pobre alma a costa tal vez del amor a tu Dios. Sé pobre, alma cristiana, aun entre el fausto y la opulencia, viviendo mortificada en medio de ellos, sin querer apurar la copa de sus dulzuras; gozándote antes en que por tu generosidad las saboreen los pobres, en quienes debes ver vivas imágenes de tu buen Jesús. Más si eres realmente pobre, ama, alma mía, esta real pobreza como el título más honroso de semejanza que te da derecho a llamarte hermano y familiar del pobrecito Niño de Belén. Y si eres como El fino amador de la santa pobreza, sobre tu ruin techo cantarán los Ángeles del cielo cantares de paz, y te anticiparán los dulces y suaves regocijos del paraíso.

   ¡Niño pobrecito! ¡Bendito José! ¡Santa Virgen María! ¡Familia de pobres, que el mundo despreció y redujo a la vileza de un establo y a la compañía de unos brutos animales! ¡Os ama mi corazón y os quiere seguir, enamorado de vuestra pobreza, más gloriosa que el esplendor de los reyes!

 

 


lunes, 9 de mayo de 2022

VIRGEN DE FÁTIMA Y LOS ENFERMOS –– SALUS INFIRMORUM (Salud de los Enfermos)

 



   ¿Cómo explicar aquel creciente entusiasmo de los fieles hacia Cova de Iria?

 

   La Virgen Santísima, al manifestarse a los tres pastorcitos, había prometido que escucharía las súplicas de los que confiadamente recurrieran a Ella, y los hechos han manifestado hasta la .evidencia que no fué vana su promesa:

 

   Hemos visto que desde la primera aparición, los fieles frecuentaron aquel lugar bendecido por la presencia de la Madre de Dios. A Ella acudían invocándola en sus necesidades espirituales y temporales, convirtiéndose Cova de Iria en escenario de continuos milagros.

 

   Los enfermos que llegan hasta ese lugar aumentan de año en año; la estadística oficial del: Santuario registra desde 1926 a 1987 el número de 14.725 enfermos. El 13 de mayo de 1946 en que fué solemnemente coronada la milagrosa estatua de Nuestra Señora de Fátima concurrieron a aquel sagrado lugar unos 6 mil enfermos.

 

   Cuando llegan los enfermos son atendidos por los Siervos de Nuestra Señora y conducidos a la Oficina de Verificación, en donde unos treinta doctores examinan los documentos y certificados médicos de cada uno, y después de someterse a una nueva inspección médica reciben el boleto de entrada al pabellón de los enfermos, donde asisten al Santo Sacrificio y reciben la bendición con el Santísimo Sacramento. Los enfermos graves, en todo momento tienen preferencia.

 

   Si en Fátima no se viera nada más que aquel amor desinteresado por los enfermos, sería suficiente para afirmar: “en verdad, aquí, está el dedo de Dios”; así lo nota el nombrado doctor Fischer.

Virgen María ¡Salud de los enfermos! Terror de los demonios.


 


María, salud de los enfermos.

 

   Oración: ¡Oh santísima Virgen María, salud de los enfermos y consoladora de los afligidos!, que movida por el ruego de los pastorcitos, obraste ya curaciones en vuestras apariciones en Fátima, y habéis convertido este lugar, santificado por vuestra presencia, en oficina de vuestras misericordias maternales en favor de todos los afligidos. A vuestro Corazón maternal acudimos llenos de filial confianza, mostrando las enfermedades de nuestras almas y las aflicciones y dolencias todas de nuestra vida. Echad sobre ellas una mirada de compasión y remediadlas con la ternura de vuestras manos, para que así podamos serviros y amaros con todo nuestro corazón y con todo nuestro ser.

 

   Oremos: ¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Os suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del santísimo rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.


BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Día 9 de Mayo)

 



IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

IX.

María en su viaje a Belén. —Resignación y sacrificio.

 

   Un edicto del emperador gentil llama a todos los hebreos al pueblo o ciudad de su origen, y para obedecerle emprenden María y José en tan críticos días el viaje a Belén. El camino es largo, cruda la estación, el estado de la Virgen delicadísimo, los recursos escasos. Y no obstante, va María alegre y serena, porque sabe que cumple con eso un designio de Dios.

   Sea cualquiera la prueba a que te someta la Divina Majestad, y sea cual fuere el medio humano por el que te la envíe, acéptala sin murmurar, con ánimo pronto y resuelto, con espíritu dispuesto a todo, hasta  los más crudos sacrificios. Donde veas clara la voluntad de tu Señor, acátala sin vacilación; ya te la comunique por medio de amigos o de enemigos; ya con el carácter de arbitrariedad o persecución, ya con el de justa y racional medida. ¿Quién tiene más derecho a disponer de ti y de tus cosas que el Dueño y Soberano de ti y de todas ellas? ¿Y será lícito, y sobre todo, será respetuoso en un siervo fiel pedirle cuenta a su legítimo Señor de cuáles sean los motivos porque me mande de esta o de la otra manera o porque me dé a conocer su voluntad por este o por el otro conducto?

   ¿Qué importancia deben tener a mis ojos los hombres buenos o malos que me vejen o mortifiquen, si en definitiva no he de ver en ellos más que instrumentos (por expreso decreto o por simple permisión) de la Divina Providencia?

   Esto iría pensando la celestial Doncella durante su penoso viaje a Belén, para obedecer a un capricho tiránico del gobernante: y eso debo pensar y reflexionar cada día durante el viaje de mi vida para mantener tranquilo mi corazón y razonado a la voluntad de mi Dios y Señor.

 

 


domingo, 8 de mayo de 2022

LOS DERECHOS DEL HOMBRE (y la masonería) – por el Dr. TORRAS Y BAGES.

 



   El fruto natural, el resultado inmediato, la aplicación práctica del espíritu masónico, la realización en el orden político del gran secreto de la masonería, el naturalismo, se hizo con la Revolución francesa. Entonces el espíritu masónico quedó triunfante, sin restricciones, por algún tiempo, y si después se ha visto más o menos restringido no ha perdido el tiempo ni ha trabajado sin provecho; poco a poco su influjo maléfico ha penetrado en la sociedad, la secta ha extendido sus ramas por todo el mundo llegando a dominar los tronos más poderosos. No es posible ya dudar de que aquella revolución fué obra de la masonería, después de las afirmaciones de Luis Blanc y del conde de Hanguitz; mas no lo fué sólo en el orden de los hechos, sino, además, en el de las ideas. La secta engendró en su cuerpo libidinoso el naturalismo. Al salir el monstruo a la luz del día le pusieron un nombre de apariencia inocente para ocultar la malicia de lo que significaba. La declaración de los derechos del hombre: he aquí al naturalismo introducido en el orden político, pero de manera disimulada; porque, como dice monseñor de Ségur (La revolución), varios de aquellos principios de 1789 son verdades muy antiguas del derecho francés o del derecho político cristiano que los abusos del cesarismo galicano habían hecho olvidar y que la pueril ignorancia de los constituyentes tomó por admirable descubrimiento; otras son verdades de sentido común que parece imposible que ni siquiera se proclamasen en serio; pero el mal radica en el perverso principio que anima toda la declaración, lo que verdaderamente la constituyó en novedad del orden político y del derecho público; es decir, la independencia absoluta de la sociedad. Y ¿no es esto el principio masónico, el dogma secreto de la secta, el panteísmo humano, aquel “Dio e il Popolo”, de Mazzini? ¿No fué aquello una verdadera deificación de la sociedad emancipada de la potestad de Jesucristo?



   La declaración de los derechos del hombre puede decirse que es hoy día ley fundamental de los pueblos; el magisterio de la Iglesia Católica es sólo reconocido por los particulares, mas no por los gobiernos; el liberalismo, más o menos triunfante en todas las naciones del mundo, ha constituido el Estado moderno que se basta a sí mismo, que si en sus constituciones reconoce a Dios es para ponerlo bajo su potestad y darle leyes; para él no es Jesucristo el Soberano Maestro de los pueblos a quien la voz del Padre Eterno dijo en el Jordán y en el Tabor: Ipsum audite; la autoridad divina ha quedado postergada y Dios ha dejado de ser el principio y el fin de las leyes humanas. Quitar a Dios de todas partes, tal es el fin de la secta;(Nota de Nicky pío: actualmente lo están haciendo y no sólo con Dios, sino también con María Santísima) y muchos liberales alborotados, no sectarios, contribuyen a tan nefasta labor; otros la aceptan sin gran dificultad creyendo que así el mundo puede ir viviendo, haciendo cada cual su antojo y quedando la sociedad tranquila, olvidando la máxima de aquel antiguo filósofo: ciudades puede haber sin murallas, sin plazas o sin teatros, mas no sin Dios.

   A los hombres de valer no se les cura con la inacción; más aún el médico verdadero y experimentado no pierde el tiempo atacando solamente síntomas externos: busca la causa del mal, estudia el principio corruptor y allí aplica el remedio oportuno. La locura liberal por los derechos del hombre ha de ser contrarrestada por la nobilísima y firme aspiración del católico para restablecer los derechos de Dios en la sociedad. El día en que los hombres dejen de considerarse soberanos; cuando crean y confiesen que no hay otro Maestro que Jesucristo, como nos dice el Evangelio; cuando se reconozcan súbditos de la ley divina y proclamen al Redentor de los hombres Rey de los siglos inmortal e invisible, entonces la masonería estará perdida. Cuando, en vez de sentirse cada hombre rey en su interior, sienta cada ciudadano al verdadero Dios en su conciencia, la sociedad quedará tranquila. En una palabra, como dijo mejor que nadie el conde de Maistre, “la Revolución que comenzó proclamando los derechos del hombre terminará cuando se proclamen los derechos de Dios.”

 

¿Qué es la Masonería?, Obras completa de Torras y Bages, vol. XIV


BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Día 8 de Mayo)


 

IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

VIII.

María en su Expectación. —Presencia continua de Dios.

 

   Entre las divinas promesas que le habían sido anunciadas por el Ángel y ratificadas por Isabel, aguardaba con amoroso anhelo la dulcísima Virgen el plazo de su cumplimiento y la hora felicísima de ver en sus brazos al recién nacido Jesús. Más entre tanto adorábale día y noche oculto y encerrado en su virginal seno como en un sagrario, y no se apartaba un instante de su espiritual trato y conversación.

   Iguales afectos de ternura para con tu Dios debes sentir, alma cristiana, esforzándote en fomentarlos por medio del ejercicio de su divina presencia. En todas partes te asiste y vela por ti y sobre tus más recónditos pensamientos su infinita grandeza; más de un modo particular debes sentirlo a todas horas en tu propio corazón. Y hasta que en inmortal abrazo puedas gozar de su perfecta posesión en el cielo, consuélete y aliéntete y hágate cauta y recelosa, oh alma mía, la idea de que está siempre tu Dios cerca de ti y junto a ti y dentro de ti. Severo fiscal de tus más íntimas operaciones, cuyo ojo escrutador debe tenerte siempre en vigilancia para no consentir en alguna que sea contra su santa ley. Testigo perenne de tus combates, manténgate fuerte y constante la idea de que los ve tu Dios que ha de coronarlos. En las horas de desolación y tristeza, endúlcelas la seguridad de que no te abandona su amorosa compañía.

   Recógete en ti misma, oh alma, para pesar esas graves consideraciones, y a tenor de ellas alzar en el fondo de tu alma altar de continuo culto a tu buen Dios siempre allí presente.

 

 


sábado, 7 de mayo de 2022

LA MASONERÍA ENEMIGA DEL ESTADO.


 


El asesinato de Sarajevo.

   El 28 de junio de 1914, caían asesinados en Sarajevo el Arquiduque heredero de Austria y su esposa.

   Los principales autores materiales del atentado fueron Cabrinovic, Grabez y el judio Princip. El primero, situado en lo alto del puente Gumurja, habia lanzado una bomba sobre el coche en que viajaban los archiduques, pero el artefacto hizo explosión entre los coches de la comitiva. Esta prosiguió su marcha una vez recogidos los heridos que produjo la metralla. Princip, que aguardaba el paso de la caravana real en la esquina de la calle Francisco José, para entrar en acción en el caso de fallar los otros implicados, al pasar el coche del heredero imperial disparó con extraordinaria sangre fría sobre el Archiduque y su esposa que viajaba a su lado, resultando ambos gravemente heridos. Trasladados los dos ilustres personajes al palacio del gobernador, fallecieron pocos momentos después. Algunos meses más tarde, los culpables manifiestos del asesinato comparecían ante un Consejo de Guerra. En el curso de los interrogatorios se comprobó que en el atentado había intervenido la sociedad secreta serbia de inspiración masónica “Narodna Odbrana”, uno de cuyos jefes, Tankosic, se encargó directamente de la preparación de aquél. Dicho sujeto habia estado en íntimo contacto con un individuo, cuya verdadera personalidad no pudo ponerse totalmente en claro durante el proceso, llamado Casimirovic, auténtica clave maestra de la conspiración, y que en la fase preparatoria de la misma realizó un viaje de inspección por Europa visitando diversos centros masónicos. El acusado Cabrinovic manifestó a este respecto en una de las audiencias del Consejo, que Casimirovic era amigo de Tankosic, representando tener “de treinta a cuarenta años”, y explicando que ambos individuos habían celebrado una entrevista, en la cual se acordó el viaje de Casimirovic a diversos países. Y añadió: “Tenía que visitar Budapest, Francia y Rusia. Siempre que yo le preguntaba a Ciganovic” cómo andaba el negocio, me respondía: “Ya hablaremos cuando venga el otro” Ya para entonces me había contado Ciganovic –otro de los encartados– cómo los francmasones habían condenado a muerte al heredero del trono, pero que no tenían hombres para ello. Cuando me dió la “browning” y los cartuchos, me dijo: “Ayer tarde llegó el otro de Budapest” Sabía yo, pues, que su viaje se relacionaba con el negocio, que habia ido al extranjero y que allí habla tenido confidencias de ciertos medios.

   Preguntado el acusado Cabrinovic por el Presidente del Consejo de Guerra: “¿Ha oído usted decir que el mayor reproche que se formula contra Austria es el ser un Estado católico?”, respondió con una solemne afirmación de que así era en realidad.

   Efectivamente, el asesinato de Sarajevo fué el clarinazo que anunció el comienzo de la guerra europea, antesala obligada para la realización de otro atentado tan alevoso como el anterior: la destrucción del Imperio Austrohúngaro.

   Tenemos, pues, un caso concreto contemporáneo –uno de muchísimos– que prueban palmariamente la intromisión de la masonería en la vida interna de los pueblos, usando y abusando de todos los medios a su alcance, hasta llegar a la comisión de atentados abominables y a la preparación de guerras, con tal de conseguir una de sus más caras ambiciones: la destrucción de los Estados y de las naciones católicas.

Casimirovic y Piccolo Tigre.

BREVE PRÁCTICA DEL MES DE MAYO – CONSAGRADO A LA MADRE DE DIOS – POR D. FÉLIX SARDÁ Y SALVANY, PBRO. Año 1899. (Día 7 de Mayo)

 







IMPORTANTE: Para las oraciones de todos los días y el obsequio  (flores espirituales), ver publicación del 1 de Mayo.

 

VII

María en la Visitación. — Caridad con el prójimo.

 

   Elevada María a la dignidad de Madre de Dios que sentía ya en sus entrañas, hizo largo viaje para visitar a su prima Santa Isabel que sabía hallarse en análogo estado, próxima a serlo del gran Bautista. Entró, saludóla, pasó con ella tres meses, intervino en el nacimiento del glorioso Precursor, e hizo con Isabel los oficios de buena y solícita servidora.

   ¡Ella, la Madre de Dios!

   La vida espiritual y el trato con Dios y la perfección más elevada en su divino servicio, no han de alejarte, alma cristiana, de los servicios al prójimo, conforme se los puedas prestar según tu estado o condición. Las obras de caridad corporal y espiritual deben ser el fruto exterior de tu amor a Dios, ya que su divina ley se encierra en dos mandamientos, quererle a Él más que a todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo por amor de Él. Serás diligente, pues, en visitar enfermos, consolar afligidos, socorrer necesitados, corregir a los que yerren, rogar por vivos y difuntos, y dar a todos luz de honrado y cristiano ejemplo. A cada uno pedirá Dios cuenta de algún prójimo suyo, y nadie está tan aislado en este mundo que pueda individualmente labrarse, con abstracción de toda otra alma, la santificación y salvación de la propia. Hermanos somos todos de una misma familia, anillos de una misma cadena, piezas o resortes de un mecanismo. No cuentes, pues, agradar a Dios si en algo no le sirves en la persona de tu hermano.

   Medita bien estas verdades, y luego aliéntate a practicarlas con el ejemplo de María hacendosa, humilde, servidora en la casa de Isabel.


viernes, 6 de mayo de 2022

MEDITACIÓN SOBRE LA LEGÍTIMA Y SANTA AMBICIÓN.

 


LA REINA SANTA ISABEL DE HUNGRÍA SIRVIENDO A LOS POBRES


I. No busques los honores y las dignidades de este mundo; son pesadas cargas que abrumarán tu flaqueza. Huye de esos honores; no viniste a este mundo para mandar a los hombres, sino para obedecer a Dios. La cuenta que deberás rendir por ti mismo es ya bastante pesada, no te recargues sin necesidad con el alma de tu prójimo. Con todo, si Dios te llama a esas dignidades, obedece; Él te dará las gracias necesarias para llevar la carga que te haya puesto sobre los hombros.

 

II. Tu ambición debe limitarse a desear los primeros lugares en el cielo e imitar, en la medida de tus fuerzas, a los santos más grandes del paraíso. No digas con algunos cristianos cobardes: “Bastante es para mí si Dios quiere colocarme en el pórtico del paraíso”; aspira a la más alta perfección que puedas. No podrás amar a Dios y al prójimo con exceso; nunca se harán demasiados esfuerzos para llegar al cielo. Alma cristiana, eleva tus pensamientos, la tierra no es digna de ti. El mundo no está hecho para ti; no ames, pues, al mundo; no es digno de ti, vales mucho más (San Bernardo).

 

III. Ardientemente desea sufrir por Jesucristo, beber su cáliz, ser humillado como Él: es un honor que puedes perseguir ardorosamente con toda intrepidez. Si conocieses las recompensas que están preparadas para las humillaciones y los sufrimientos, los buscarías con más ahínco que el que ponen los ambiciosos para conseguir las posiciones más brillantes. Fue un honor el que hizo Jesús a su discípulo predilecto, haciéndole beber del cáliz en que había bebido Él mismo.

El amor a los sufrimientos. Orad por la conversión de los infieles.