martes, 7 de diciembre de 2021

El apellido Bergoglio y el 666 – Gematría desconcertante – Visto en Página Católica (año 2013).

 




COMENTARIO DE NICKY PÍO: Los resaltados son del blog San Miguel Arcángel. Así como unas  mínimas modificaciones que no alteran en nada el contenido substancial del post, sólo es para facilitar el entendimiento de la lectura. Cuando lleguen a la parte donde se prueba con el Word lo que aquí se afirma, verán por ustedes mismo que es cierto lo que se dice. Nosotros lo probamos, ¿Cómo lo  hicimos? presionando “Alt” y los números que se indican en un cuadro del post. No con los números de la parte superior del teclado, sino con los números del lado derecho del teclado. Y muy importante lo hicimos con una PC no lo probamos en celulares, no digo que no funciona, simplemente digo que no lo probé en esos dispositivo. ¿Cómo se hace? se tiene presionado la tecla “Alt” y sin soltarla se presiona dos veces “6” que equivale a “66” y saldrá en el Word la letra “B” mayúscula. Así por cada letra y luego se suma el total que arroja la cifra 666. Pero recomiendo lean el post, pues el Papa no puede ser el Anticristo. No me quiero explayar mucho y vamos a la publicación.

 

Dice el apóstol San Juan en el capítulo 13 del Apokalípsis: “Quien tiene inteligencia que calcule el número de la bestia. Porque su número es de un hombre; y el número de la bestia es 666”

En hebreo, griego y latín, las letras del alfabeto eran utilizadas como números (se dice que esas letras tienen valor numérico), por eso a través de los siglos se han hecho muchas especulaciones sobre apellidos famosos intentando sumar, con cada letra como si fuera un número, la cifra fatal 666.

Así por ejemplo si se escribe con caracteres hebreos Nerón César “Q’sar Neron”, y luego se suma el valor numérico de cada letra involucrada, se obtendrá 666, como especularon muchos padres; y probablemente haya sido la forma en que San Juan avisó a los fieles cuál era el tipo de la profecía: Nerón, figura del Anticristo final.

Del mismo modo, Bossuet identifica a Dioclesiano, el último perseguidor, pues la suma de “Diocles Augustus” en números romanos, da la cifra apocalíptica.

En Siglo XVI, el protestante Melanchton compuso con “Pontifex Romæ” una gematría (*) que daba 666; ante lo cual el Cardenal San Roberto Belarmino, se divirtió resaltando que la suma del valor numérico de las letras que componen el sobrenombre de Lutero, “Saxéinos - El Sajón”, daba también lo mismo.

Parece que esta costumbre no se ha perdido, pues ya se hacen en la Web los mismos cálculos, razón que nos ha impulsado a publicar el presente post, intentando poner las cosas en su sitio antes de que algunas personas impresionables sean alcanzadas por la noticia.

¿Saben nuestros lectores que para intermediar entre el sistema de numeración binario, con el que se guarda la información en las memorias de los ordenadores, y el teclado de todos ellos, se utiliza un código mundialmente conocido bajo el nombre ASCII, que da a cada letra un valor numérico determinado?

Por ejemplo la letra “ñ” corresponde al valor 164. De modo que si una persona opera un teclado que no contiene esa letra (por ejemplo en USA), podrá escribirla si mantiene presiona la tecla “Alt” y, al mismo tiempo, oprime “164”.

Pues bien, alguien ha descubierto que sumando el valor numérico que el código ASCII da a las letras de la palabra BERGOGLIO, el resultado obtenido es “666”.




Pueden nuestros lectores comprobar fácilmente la veracidad del aserto si, abriendo un programa como WORD, digitan los siguientes números:


Alt 66

Alt 69

Alt 82

Alt 71

Alt 79

Alt 71

Alt 76

Alt 73

Alt 79



Finalmente verán que han escrito BERGOGLIO, comprobando que en código ASCII el valor numérico de las letras del apellido papal corresponde a los utilizados por los pícaros investigadores. Lo cual puede verse también en la siguiente tabla:




Hasta aquí todo muy exacto, como las matemáticas, pero han de saber los que intentan insinuar con este acertijo, del mismo modo que ha pasado a través de los siglos, que el Anticristo sea Francisco, que ningún exegeta católico ha llegado a la conclusión herética de que el Papa pudiera serlo.

En el mismo capítulo en que San Juan nos da la cifra, se narra que la fiera que representa al “sin nombre” sale del Mar. Palabra que en las Sagradas Escrituras designa al Mundo, lugar inestable, inseguro, sobrecogedor, a veces mortal, como el piélago que lo simboliza.

En cambio el profeta que lo servirá, la otra Fiera, sale de la Tierra, que por su estabilidad, y por la seguridad y calor que procura, es símbolo de la Religión.

Así pues el Anticristo será un personaje salido de los poderes mundanos, de la política y la intriga; mientras que su promotor, el falso profeta, provendrá del ámbito religioso, y será probablemente la cabeza, ¿mitrada? de una nueva cuan falsa religión.

Es muy curioso que el valor numérico de la palabra BERGOGLIO, en un código universalmente difundido que trasciende los diversos idiomas, sea 666; más aún cuando para lograrlo no haga falta aditamento alguno. Al efecto, como dijimos, antiguamente se tuvo que recurrir a “Nerón César o Dioclesiano Augusto”, mientras que aquí se trata de un apellido a secas.

Pero: ¿se habrán puesto a pensar los descubridores del caso cuántos apellidos sumarán 666 en ASCII? ¿No es poco serio? ¿Es hora de jugar con procedimientos cabalísticos?

Nos resistíamos a escribir este comentario, pero es necesario prevenir el escándalo que puede causar en muchas almas pías un entretenimiento como el presente.

Téngase por seguro que jamás un Papa “verdadero” puede ser ninguna de las dos Fieras del Apocalipsis. Eso es lo que ha prometido Jesucristo.

 

(*): La gematría es una técnica judía que asigna valores numéricos a las palabras o frases (como se vio en este post), en la creencia de que dos palabras o frases de la Escritura que tengan el mismo valor numérico tienen una relación especial entre ellas.


Comentario final de Nicky Pío: Es importante resaltar que si bien la Virgen de La Salette dijo: “Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo” debemos distinguir y entender que la Virgen se refiere a la “SEDE” al “TRONO” no al PAPA. Según Nuestra Señora, el Anticristo usurpará la sede de Pedro, pero no será Pedro. Tomará el lugar que le corresponde al Papa, pero no será el Papa. El Anticristo en el Apokalípsis es “LA BESTÍA DEL MAR”, que representa al mundo y en última instancia a la “POLÍTICA”. Por eso se habla del último papa que va a enfrentar los tres años y medio que durará el poder del Anticristo. Y dicen algunos autores que su nombre será “PEDRO ROMANO”

 

 

 

 

 


 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario