martes, 17 de noviembre de 2020

Ejemplos de (vida) que nos invitan a rezar el Santo Rosario – San Juan María Vianney (el cura de Ars).

 





   El santo Cura de Ars, daba tantas limosnas, que frecuentemente se encontraba con que no tenía siquiera lo necesario para él. En una ocasión no tenía con que pagar una capilla que –había hecho construir en la iglesia–. ¿Qué hacer? Toma su rosario y va a pasearse por el campo, como solía hacerlo cuando se veía en semejantes apuros. Mas apenas  había llegado a las puertas de la ciudad, se encontró a un caballero que le preguntó –cómo le iba–   –Estoy bien–, contestó el cura de Ars –pero muy afligido, porque no tengo con que pagar una capilla que acabo, de hacer construir– El caballero reflexiona un poco, saca del bolsillo veinticinco monedas de oro y se las entrega al sacerdote, encomendándose a sus oraciones, desapareciendo en seguida sin dar lugar a que el varón de Dios le manifieste su agradecimiento.

 

   En otra ocasión, que debía el trigo empleado en el mantenimiento  de su instituto “La Providencia”, rezaba el Rosario con la mayor confianza en María, cuando de repente se le presenta una mujer preguntándole si él era el cura de Ars; y como le respondiese que sí, –he aquí– dijo la mujer, –los que envían el dinero y que me han mandado entregarle; además de pedirle que se encomiendan a sus oraciones– La mujer desapareció al instante sin decir quiénes eran, ni quienes le habían enviado a ella con el dinero. El santo lleno de agradecimiento, llevó el dinero al propietario que le había vendido el trigo. (Vida del Cura de Ars.)

 

SANTOS Y REYES DEVOTOS DEL ROSARIO

 

   San Antonio de Padua fué devotísimo del Rosario. Refiere la crónica de su Orden que, habiéndole sorprendido en despoblado un fuerte aguacero, y no teniendo con que abrigarse, se colocó sobre la cabeza su Rosario, rogando a la Virgen que le defendiese de la lluvia y que el Rosario, cual si se hubiese convertido en solidísimo techo, le cubrió y protegió de tal manera, que llegó a la ciudad sin que le tocase una gota de agua. (Revista del Rosario.)

 

   La reina María de Médicis hizo que el pueblo, la corte y muchos Obispos se reuniesen en París en la iglesia de los PP. Dominicos, para rezar el Rosario, pidiendo el triunfo de las armas católicas en el sitio de la Rochela. (P. Álvarez.)

 

ELOGIOS PONTIFICIOS DEL ROSARIO

 

   Los monstruos de los errores modernos serán destruidos por el Rosario. (Pío IX.)

 

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...