domingo, 2 de abril de 2017

¿QUIÉN HA VUELTO DEL OTRO MUNDO? -CAPÍTULO II- (Diálogo entre dos amigos, Francisco que si cree en el infierno y Adolfo que no)




Si Jesucristo ensenó y predicó alguna vez que había infierno, o si ha sido éste invención de curas y de frailes.

FRANCISCO: –– No sé, querido Adolfo, dónde podrás encontrar autoridades de mayor peso... Con todo, ya que así lo quieres voy a citarte otra irrefragable, que dudo te atrevas a rehusar.

ADOLFO:¿Qué autoridad es ésa? Porque yo, tratándose de que le tuesten a uno, las rechazo todas, todas, todas.

FRANCISCO: — La de aquel mismo que con su palabra divina creó aquella cárcel tenebrosa, y al imperio de su voz encendió las llamas eternas para castigo de los réprobos.

ADOLFO:¡Eso es mucho afirmar!

FRANCISCO: —Es la pura verdad, y lo vas a ver claro como la luz del sol.

ADOFLFO: —Veámoslo, pues.

FRANCISCO: — De los librepensadores, por lo menos aquí en España, muchos quieren pasar plaza de cristianos, y aun de buenos católicos...

ADOLFO: —Yo soy uno de ellos, y me tengo por tan buen cristiano como el mejor. Bien: ¿y qué?

FRANCISCO: —Que Jesucristo, cuya divinidad supongo que admites, y si no yo te la probaré en otra conversación, nos asegura en muchos lugares del Evangelio que hay infierno, y me parece que él debe saberlo mejor que los libre pensadores, que niegan el infierno; porque claro es que no os conviene que lo haya.

ADOLFO: —Te agradeceré me declares dónde y con qué ocasión asegura Jesucristo eso del infierno como lo entienden los curas. Fíjate bien.

FRANCISCO: —Escucha, amigo mío, y piénsalo bien, porque te importa. Refiérenos el sagrado Evangelio que, cuando el divino Maestro iba recorriendo los pueblos de la Judea y predicando en todas partes su doctrina de salvación y de vida, contó en una de sus conferencias esta instructiva historia

“Vivían a un mismo tiempo, y en el mismo lugar, un hombre muy acaudalado y otro muy pobre, llamado Lázaro; y en tanto que aquél vestía púrpura y lino finísimo, y comía regaladamente, celebrando espléndidos banquetes, éste, harapiento y desarrapado, y cubierto de llagas, yacía a la puerta del epulón; y deseando saciarse con las migas que caían de la mesa del rico, no hallaba quien se las diera, ni encontraba allí otro alivio más que el que viniesen los perros y le lamiesen las llagas.” Sucedió en esto que murieron entrambos; y al paso que Lázaro fué llevado por los ángeles a gozar dicha sin fin en el seno de Abraham, el ricachón fué sepultado en los abismos del infierno. El infeliz, sumido en aquel mar de tormentos, cuando, levantando los ojos, vió a lo lejos a Abraham y a Lázaro rebosando satisfacción, exclamó diciendo: —“¡Padre Abraham, compadécete de mí! Envíame a Lázaro, que venga a refrescar mi lengua con una gotita de agua, porque me abraso en estas llamas.” Respondióle Abraham: — “Hijo, acuérdate que durante tu vida recibiste bienes en abundancia, y que no tuviste compasión de los pobrecitos, y Lázaro sufrió con dulce paciencia y resignación los males que le cercaban; justo es que él reciba premio por su conformidad, y tú el debido tormento por tu falta de misericordia. Fuera de que media entre nosotros y vosotros un abismo insondable, de suerte que del todo es imposible vadearlo.” Ruégote, pues, ¡oh padre!, —replicó el rico,— que lo envíes a mi casa, donde tengo cinco hermanos, aún de que los amoneste que no sigan mi mal ejemplo, no sea que tengan ellos también la desgracia de venir a caer en este lugar de tormentos. Contestóle Abraham: —Tienen a Moisés y a los Profetas; que practiquen sus enseñanzas. —No basta eso, padre Abraham, —dijo el condenado; pero si alguno de los muertos fuese a ellos, entonces harán penitencia. Repuso Abraham: — Si no escuchan a Moisés ni a los Profetas, que se creen inspirados por Dios, aun cuando uno de los muertos resucitase y fuese a predicarles, tampoco le darían crédito, sino que lo atribuirían a magia y hechicería, como lo hacen con otros milagros.


ADOLFO: —Pero, hombre, tengo entendido que lo que acabas de contar no es historia, sino apología o fábula; y vamos, que todo eso debe ser algún cuentecillo para meter miedo a la gentecilla crédula...

FRANCISCO: —Habla con más respeto de la palabra de Dios, y no por sacudirte la moca eches  a broma lo que es muy serio. ¿Crees tú que Nuestro Señor Jesucristo se ponía  contar  cuentos para entretener a los ociosos? No, y  mil veces no. Él, la Verdad increada, no podía engañarse ni engañarnos. Usaba, si, parábolas a semejanzas para explicar las eternas verdades al pueblo; pero no es una horrible blasfemia suponer que todas ellas no encerraban verdades infalibles. Así, la parábola del rico epulón, sea fábula, sea historia, incluye la misma enseñanza y demuestra claramente que Jesús predicaba las penas el infierno, y que no hay tu tía (expresión que significa “no hay remedio”): O decir que Jesucristo no era Dios, o apechugar con ese dogma, que es el que crispa los nervios de todos los que no andan derechos; por eso darían una oreja por destruirlo con sus sofismas o sus necedades. Y si eso te parece poco, allá van más testimonios, ya que esta materia tiene miga y hay que clavetearla bien...

ADOLFO: — Escucharélos con interés.
FRANCISCO: — Pues oye los siguientes copiados de sus libros canónicos, y falla con imparcialidad. En el libro de los Números se narra la rebelión de los hijos de Coré, Datán y Abirón contra Moisés, y las blasfemias en que prorrumpieron contra las disposiciones del Altísimo, y después añade que, en castigo de tales crímenes, se hundió la tierra bajo sus pies, y abriendo su boca se los tragó... y cubiertos de tierra bajaron vivos al INFIERNO.

   Y en el libro de los Proverbios, capítulo V, se escribe: “No te dejes llevar de las lisonjas de la mala mujer... pues sus dejos son amargos como ajenjos y penetrantes como espada de dos filos: sus pies corren a la muerte, y sus pasos van a parar en el infierno.”

   Ahí puedes saborear, entre otros muchos que te pudieran citar, estos dos lugares, para que te persuadas de que la creencia en el infierno era cosa común entre los hijos de Israel.

   Y para que no alimentes en punto de tanta importancia la menor duda, medita este otro pasaje del libro de la Sabiduría: “Entonces, dice, los justos se levantarán con gran valor en contra de aquellos que los angustiaron y robaron el fruto de sus fatigas; a su vista se apoderará de los malos la turbación y un temblor horrendo, y se asombraran de la repentina glorificación de aquéllos, gloria en que ni esperaban, ni creían; y despechados, y arrojando gemidos de su angustiado pecho, dirán dentro de sí: Mirad, esos son los que en otro tiempo fueron el blanco de nuestros ludibrios (burla cruel) y escarnios; esos, a quienes mirábamos con desprecio y vilipendio... ¡Locos de nosotros! Parecíanos su tenor de vida una necedad, y su muerte una ignominia... ¡Todo pasó como sombra! Así discurren en el infierno los pecadores.”

ADOLFO: —Si la memoria no me es infiel, este mismo trozo nos recitó con gran energía el predicador de ayer noche. Cree que, a pesar mío, todavía siento el cosquilleo que me causaron las tales palabritas...

FRANCISCO: —Ahora, para no dejar casi sin mención el Nuevo Testamento, te recordaré que se encuentran en él muchos textos en los cuales se nos asegura con toda sencillez y llaneza que después de la muerte irán los buenos a recibir el galardón de sus virtudes, y los malos al infierno en castigo de sus culpas. Y al describir el evangelista San Mateo el día del juicio, expresa la sentencia que Jesús, juez de vivos y muertos, lanzará contra los réprobos, diciendo: “Id, malditos, al fuego eterno, criado para castigo de Satanás y de sus secuaces.” Advierte que en ese pasaje contrapone nuestro Señor la eternidad del cielo a la del infierno; luego una de dos: o no hay gloria o no hay infierno, y lo que dure lo uno durará el otro. ¿Quieres todavía autoridades de mayor peso?

ADOLFO: —Hombre, basta, basta de autoridades, que me vas a recitar toda la Biblia, y veo que tienes razón, y que para negar que hay infierno es preciso empezar negando la palabra de Dios. Pero repito lo que te decía al principio. ¿Quién ha vuelto del otro mundo? ¿Más que todo eso no probaría la venida al mundo de un condenado? ¿Y quién ha venido jamás? El muerto al hoyo y el vivo al bollo.... (ESTE DIÁLOGO SEGUIRA EN EL CAPÍTULO III).


Tomado de una publicación de “APOSTOLADO DE LA PRENSA” Año 1892.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...