martes, 4 de abril de 2017

Para comulgar a menudo es necesario ser más santo de lo que lo soy – Por Monseñor de Segur.




   Y para llegar a ser más santo de lo que eres, es necesario comulgar a menudo. ¿Quién de nosotros dos tiene razón? Evidentemente eres de los que consideran la sagrada Comunion, no como un medio, sino como una recompensa; error profundo, como decíamos  hasta no hace mucho.

   Es mucha verdad, que para comulgar frecuentemente, se necesita cierta santidad. Pero, ¿qué santidad es esa? ¿Es acaso la perfección de los grandes santos y de los mártires? De ninguna manera; sería de desear sin duda, pero no es un requisito la santidad exigida para la Comunion frecuente está a tu alcance y al de todos los verdaderos cristiano, como quiera que es simplemente el estado de gracia con el firme propósito de evitar el pecado y servir a Dios con fidelidad.

  ¿Se puede pedir menos? ¿No conoces que Dios te ha de pedir indispensablemente esta disposición del corazon, cuando sin ella no es posible que seas un verdadero cristiano? Porque, dime, ¿qué es un cristiano que permanece en estado de pecado mortal y se complace en el mal? Más aún; ¿qué es un cristiano, un hijo de Dios que, con deliberado propósito comete y ama el pecado venial?

   Como observa Bourdaloue  en su sermón sobre la comunión frecuente, no debemos confundir nunca lo que es de precepto con lo que es meramente de consejo, confusión que embrolla nuestra piedad y despuebla nuestros templos. Solo una disposición hay que sea de precepto para comulgar digna y útilmente, a saber, el estado de gracia, acompañado del firme propósito de evitar a lo menos el pecado mortal y las ocasiones que nos hacen caer en él. Esta es la ley que rige a toda Comunion, ora sea frecuente, ora no lo sea, ya se trate de la comunion cotidiana del sacerdote, ya de la pascual del común de los fieles. “Solo el pecado mortal, dice santo Tomás, es un obstáculo absoluto para la sagrada Comunion” y Suárez dice igualmente que, “ningún Padre ha enseñado que para comulgar digna y provechosamente se necesiten condiciones de mayor perfección” Que estas disposiciones más perfectas se han de desear y muy de desear, nadie lo pone en duda; la Iglesia las pide a todos los fieles, principalmente a los que comulgan a menudo. Pero al fin y al cabo estas mejores disposiciones son de conveniencia, de consejo, y no de precepto riguroso, ex quadan convenientia, como dice Santo Tomás, y un buen director, aunque las recomiende con las mayores instancias, no las exige de una manera absoluta, por miedo de privar a las almas del único remedio que las preserva tal vez de caídas más graves. Innecesario es añadir que cuanto más a menudo comulgamos, tanto más estamos obligados a tener una conciencia más delicada, a amar a Dios con un amor más puro y hacerle una entrega más total y generosa de todos nuestros afectos y sentimientos, potencias y sentidos; de suerte que tratándose de la Comunion cotidiana, el consejo se confunde con el precepto (Véase el Cielo Abierto, por el abate Favre, misionero de Saboya, donde se trata de esta materia con mas extensión.)

   De todo lo cual resulta que, para comulgar con frecuencia y dignamente, Nuestro Señor solo te pide en definitiva que seas un verdadero cristiano y que te halles sinceramente animado de buena voluntad. Esa buena voluntad, ¿la tienes? Responde en conciencia. Si no la tienes estás obligado a adquirirla; de otra suerte violas las sagradas promesas que hiciste en el Bautismo; y si la tienes, ¿por qué no ir a comulgar, a fin de robustecerla y confirmarte más y más en ella? Tal es el argumento claro y sin réplica que en otro tiempo dirigía a los fieles de Constantinopla el grande Arzobispo y doctor San Juan Crisóstomo: “O bien estáis en gracia de Dios, les decía, o no. Si estáis en gracia, ¿por qué no habéis de recibir la Comunion, que ha sido instituida para manteneros en ella? Si estáis en pecado, ¿por qué no habríais de ir a purificaros por medio de una buena confesion, y acercaros en seguida a la sagrada mesa, en donde recibiréis la fuerza necesaria para no volver a caer?”


“LA SAGRADA COMUNIÓN”




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...