jueves, 13 de abril de 2017

De la presentación del Salvador ante los pontífices Annás y Caifás, y de los trabajos que pasó la noche de su Pasión –– Por Fray Luis de Granada.




Preso, pues, el Salvador de esta manera, llévanlo con grandes voces y estruendo a casa de Annás, porque era suegro de Caifás, el cual era Pontífice aquel año.

   Considera, pues, primeramente aquella tan grande afrenta que el Salvador recibió en casa de este malvado suegro del Pontífice. Porque preguntándole por sus discípulos y por su doctrina y respondiendo Él cómo públicamente había enseñado a los hombres, y que de ellos podía saber esto, uno de los criados de este perverso dio una bofetada al Señor, diciendo: “¿Así respondes al Pontífice?”

   Mira, pues, aquí cómo el mal Pontífice y los que presentes estaban se reirían de ver al Señor tan duramente herido; y, por el contrario, cómo los que eran de su parte se entristecerían, no pudiendo sufrir tan grande injuria en persona de tan grande dignidad.

   Mira otrosí con cuánta caridad y mansedumbre habló al que le había herido, diciendo: “Si mal hablé, muéstrame en qué; y si bien, ¿por qué me hieres?” Como si claramente dijera: “Mal me has injuriado sin habértelo merecido.”


   Considera luego cómo de ahí fue llevado a casa de Caifás, y las injurias que allí recibió cuando respondió a la pregunta del  Pontífice, que le preguntó quién era. Porque allí no uno solo,  sino muchos de los que presentes estaban, arremetieron al Cordero como lobos rabiosos, y todos a una le herían sin ninguna piedad.

   Unos le daban bofetadas y pescozones; otros escupían su rostro; otros arrancaban sus venerables cabellos, y otros decían contra Él muchos denuestos y escarnios.

   De manera que aquel rostro adorado de los Ángeles, el cual con su hermosura alegra la Corte soberana, es aquí por estas infernales bocas afeado con salivas, injuriado con bofetadas, afrentado con pescozones, deshonrado con vituperios y cubierto con un velo por escarnio. Finalmente, el Señor de todo lo criado es aquí tratado como un sacrílego y blasfemo, estando Él, por otra parte, con un rostro sereno y manso padeciendo todas estas injurias.

   Mas aunque todo esto sea mucho para sentir, no es menos lo que San Lucas cuenta, diciendo que esta misma noche los soldados que le guardaban estaban haciendo escarnio de Él, hiriéndole y cubriendo el rostro, y diciendo: “Profetízanos, Cristo, quién es el que te hirió”, y otras muchas cosas, blasfemando, decían contra Él, las cuales el Evangelista no escribe; más de la paciencia y caridad del Señor y de la crueldad y furor de aquellos crueles corazones que el demonio atizaba, podemos inferir cuál sería la noche que el Señor allí pasaría en medio de tan crueles sayones.


“VIDA DE JESUCRISTO”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...