lunes, 20 de febrero de 2017

Cuanto importa seguir la vocación al estado religioso – Por San Alfonso María de Ligorio

SEMINARISTAS DE LA FSSPX



   NUESTRO JOVEN COLABORADOR BENITO JAVIER DE NURSIA. “Con la ayuda de Dios quiere hacer tomar conciencia a nuestros jóvenes, que se encuentran perdidos en cuanto al estado que van a elegir, y que decidirá el destino no sólo de su vida sino también de su eterna salvación o perdición”

   De más está decir que recomendamos encarecidamente sigan estas publicaciones. Quien sabe, si de estas lecturas salga alguna Vocación Religiosa.

   Está fuera de duda que nuestra eterna salvación depende principalmente de la elección de estado. El Padre Granada dice que esta elección es “la rueda maestra de la vida”. Y así como descompuesta la rueda maestra de un reloj queda todo él desconcertado, así también, respecto de nuestra salvación, si erramos en la elección de estado, “toda nuestra vida, dice San Gregorio Nacianceno, andará desarreglada y descompuesta”.

   Por consiguiente, si queremos salvamos, menester es que, al tratar de elegir estado, sigamos las inspiraciones de Dios, porque solamente en aquel estado a que nos llama, recibiremos los necesarios auxilios para alcanzar la salvación eterna. Ya lo dijo San Cipriano: “La virtud y gracia del Espíritu Santo se comunica a nuestras almas, no conforme a nuestro capricho, sino según las disposiciones de su adorable Providencia”. Que por esto escribió San Pablo: Cada uno tiene de Dios su propio don. Es decir, como explica Cornelio a Lapide: “Dios da a cada uno la vocación que le conviene y lo inclina a tomar el estado que mejor corresponde a su salvación”. Esto está muy conforme con el orden de la predestinación, que describe el mismo Apóstol cuando dice: Y a los que ha predestinado, también los ha llamado; y a quienes ha llamado, también los ha justificado; y a quienes ha justificado, también los ha glorificado.

   Fuerza es confesar que en esto de la vocación el mundo bien poco o nada entiende, y por esto muchos apenas se cuidan de abrazar aquel género de vida a que los llama el Señor; prefieren vivir en el estado que se han escogido, llevando por guía sus propios antojos, y así viven como viven, esto es: perdidamente, y a la postre se condenan.

   Esto no obstante, de la elección de estado pende principalmente nuestra salvación eterna. A la vocación va unida la justificación, y de la justificación depende la glorificación, es decir: la eterna gloria; el que trastorne este orden y rompa esta cadena de salvación, se perderá. Trabajará mucho y se fatigará, pero en medio de sus fatigas y trabajos estará siempre oyendo aquella voz de San Agustín: “Corres bien, pero fuera de camino”, es decir: fuera de la senda que el Señor te había trazado para llegar al término final de tu carrera. Dios no acepta los sacrificios que le ofrecemos siguiendo nuestros gustos. De Caín y de las ofrendas suyas, dice la Escritura, no hizo caso el Señor. Además amenaza con tremendos castigos a los que menosprecian su voz por seguir los consejos de su amor propio. ¡Ay de vosotros, hijos rebeldes y desertores, dice por Isaías, que forjáis designios sin contar conmigo y emprendéis proyectos, y no según mi deseo!

   Es que el llamamiento de Dios a vida más perfecta es una de las gracias mayores y más señaladas que puede conceder a un alma, y por eso, con sobrada razón, se indigna contra el que las menosprecia. ¿No se daría por ofendido el príncipe que al llamar a su palacio a un vasallo para hacerle su ministro y favorito, el súbdito no obedeciese y menospreciase la oferta? Y Dios, al verse desairado, ¿no se dará también por ofendido? Harto lo siente, y este su sentimiento lo dio a entender cuando dijo por Isaías: ¡Desdichado aquél que contraria los planes de su Hacedor! La palabra Vae de la Escritura, que aquí traducimos por desdichado, envuelve una amenaza de eterna condenación. Comenzará el castigo para el alma rebelde en este mundo, en el cual vivirá en perpetua turbación, porque como dice Job: ¿Quién jamás resistió a Dios que quedase en paz? Se verá, además, privado de los auxilios especiales y abundantes que necesita para llevar vida compuesta y arreglada. Ésta es doctrina del teólogo Habert, que dice así: “No sin gran trabajo alcanzará la salvación y vivirá en el seno de la Iglesia como miembro dislocado del cuerpo humano, que penosamente y con mucha imperfección podrá desempeñar su oficio”. Por donde se puede concluir, con el mencionado teólogo, “que aunque absolutamente hablando se pueda salvar esta alma, con dificultad, sin embargo, entrará en la senda de la salvación y escogerá los medios que a ella le conduzcan”. Del mismo parecer son los Santos Bernardo y León. Y San Gregorio, escribiendo al Emperador Mauricio, el cual por general decreto había prohibido a los soldados entrar en religión, le dijo que su ley era injusta, por cerrar a muchos las puertas del paraíso, puesto que en la religión se salvarían muchos que, de permanecer en el siglo, a buen seguro se condenarían.

   Célebre es el caso que refiere el P. Lancicio. Estudiaba en el Colegio Romano un joven de claro talento. Al hacer los Santos Ejercicios, preguntó al confesor si era pecado no corresponder a la vocación religiosa. Respondióle el confesor que de suyo no era pecado mortal, porque el entrar en religión es de consejo y no de precepto; pero que de no seguir la voz de Dios se ponía en grave riesgo de condenarse eternamente, como aconteció a tantos otros que por esta causa se perdieron. El joven, con esta respuesta, se creyó dispensado de responder a la voz de Dios; se trasladó a la ciudad de Macerata a proseguir los estudios; poco a poco abandonó la oración y la comunión, acabando por entregarse a las más vergonzosas pasiones. Al salir una noche de la casa de una mujer infame, cayó herido de muerte por un rival suyo; a la noticia del caso acudieron algunos sacerdotes al lugar del suceso; ya era tarde: acababa de expirar a las puertas del colegio, queriendo dar a entender con esto el Señor que lo castigaba con muerte tan afrentosa por haber menospreciado su llamamiento.

   Admirable es también el caso que refiere el P. Pinamonti en su obrita La Vocación triunfante. Meditaba un novicio los medios que debía emplear para abandonar la vocación, cuando se le apareció Jesucristo sentado en trono de majestad, el cual, con rostro airado y ademán severo, mandaba que borrasen del libro de la vida el nombre del novicio infiel. El joven, en presencia de Jesucristo, quedó aterrado y determinó perseverar en la religión.


   ¡Cuántos ejemplos parecidos a éstos se leen en los libros! ¡A cuántos desventurados jóvenes veremos condenados en el día del juicio por no haber obedecido al divino llamamiento! Estos tales, como rebeldes a la luz divina, según dice el Espíritu Santo, no conocieron los caminos de Dios, y en justo castigo se verán privados de ella; y por no haber seguido el camino que les había trazado el Señor, andarán ciegos y desconcertados por los senderos que sus gustos les abrieron, hasta llegar a caer en el fondo del precipicio. Os comunicaré mi espíritu dice el Señor en el libro de los Proverbios, esto es, la vocación; mas ya que estuve Yo llamando y vosotros no respondisteis, añade el Señor, y menospreciasteis mis consejos, Yo también miraré con risa vuestra perdición y me mofaré de vosotros cuando os sobrevenga lo que temíais. Es decir, que Dios no escuchará los clamores de aquéllos que han despreciado su voz. “Los que menospreciaron la voluntad de Dios, que les invitaba a seguirle, dice San Agustín, sentirán el peso de sus venganzas”.          .

   Por tanto, cuando el Señor llama un alma a estado de mayor perfección, si no quiere arriesgar su eterna salvación, debe obedecer, y obedecer sin demora. De otra suerte, se expone a oír las quejas y reproches que Jesucristo dirigió a aquel joven que, invitado por Jesús a seguirle, le contestó: Yo te seguiré, Señor, pero déjame primero ir a despedirme de los de mi casa. A lo cual Jesús le replicó: Ninguno que después de haber puesto mano en el arado vuelve los ojos atrás, es apto para el reino de los cielos.

   Las luces que el Señor nos comunica son pasajeras y no permanentes; por esto nos aconseja Santo Tomás que respondamos sin tardanza a los divinos llamamientos. Se pregunta en la Suma Teológica si es laudable entrar en religión sin pedir consejo a muchos y sin deliberar largamente, y responde afirmativamente, dando por razón que en los negocios de bondad dudosa es necesario el consejo y la madura deliberación; mas no en esto de la vocación, que es a todas luces bueno, puesto que el mismo Jesucristo lo aconseja en el Evangelio, pues de todos es sabido que la vida religiosa es la práctica de los consejos que nos dio el divino Maestro.

   Es cosa sorprendente ver cómo las gentes del siglo, cuando una persona trata de entrar en religión y llevar vida más perfecta y libre de los peligros que se corren en el mundo, dicen que tales resoluciones hay que tomarlas muy despacio y con calma, y que no se deben llevar a la práctica hasta quedar plenamente convencido de que la vocación viene de Dios, y no del demonio. ¿Por qué no piensan y hablan de la misma manera cuando se trata de aceptar una dignidad, un obispado, por ejemplo, donde hay tanto peligro de perderse? Entonces se callan y no dicen que se deben tomar las debidas precauciones para cerciorarse si la vocación viene o no de parte de Dios.

   Los santos en este punto son de muy contrario parecer. Santo Tomás dice que, aunque la vocación religiosa la inspirase el mismo demonio, aun en este caso habría que seguir su consejo, por ser excelente, no obstante venir de nuestro capital enemigo. Y San Juan Crisóstomo, citado por el mismo Santo Doctor, dice que cuando Dios nos favorece con semejantes inspiraciones exige de nosotros tan pronta obediencia, que ni por un instante siquiera vacilemos en seguirle. La razón es porque Dios, cuando ve a un alma rendida a su voluntad y mandamiento, se complace en derramar sobre ella a manos llenas sus gracias y bendiciones; y por el contrario, las dilaciones y tardanzas le desagradan tanto, que luego le encogen la mano y le obligan a alejarse con sus luces y gracias, dejando al alma casi abandonada y sin fuerzas para seguir los impulsos del llamamiento divino.

   Por esto dice San Juan Crisóstomo que cuando el demonio es impotente para hacer abandonar a uno la resolución de consagrarse a Dios, se esfuerza por estorbarle que la lleve luego a la práctica, seguro de sacar no poco provecho cuando consigue que se prolongue la estancia en el mundo un solo día y hasta una sola hora; porque confía que durante ese día y esa hora se le han de presentar nuevas ocasiones harto propicias para lograr más largas dilaciones, y el alma, por su parte, cada vez más débil y menos asistida de la gracia divina, cede al fin a los impulsos del demonio y abandona la vocación. ¿Quién podrá decir las almas que han sido infieles a los divinos llamamientos por no haber respondido luego a la voz de Dios? Por esto San Jerónimo, dirigiéndose a los que se sienten llamados a abandonar el mundo, les dice: “Apresuraos, os lo suplico, daos prisa; y mejor que desatar, romped las amarras que detienen en la ribera vuestra barquilla”. Quiere decir el Santo: así como el hombre que está en una barca, amarrada a la orilla con peligro de zozobrar o chocar contra las rocas de la costa, procura más bien cortar la maroma que irle soltando todos los nudos, así también el alma que vive en el siglo debe procurar romper los lazos que a él le unen, para librarse cuanto antes de los peligros frecuentes en el mundo de perderse y naufragar.

   Oigamos lo que dice San Francisco de Sales en sus obras acerca de la vocación religiosa; todo ello servirá para corroborar lo que vamos diciendo y lo que adelante diremos. “Señal de verdadera y buena vocación es sentirse alentado a seguirla en la parte superior del alma, aunque no se experimente algún gusto sensible. Por tanto, no debe creerse que no tiene verdadera vocación el alma que, aun antes de abandonar el mundo, ha dejado de sentir aquellos afectos sensibles que al principio experimentaba, y que en cambio siente tanto disgusto y frialdad, que le hacen vacilar, dándolo todo por perdido. Basta que la voluntad permanezca firme y dispuesta a seguir el divino llamamiento, y aún menos: basta que sienta alguna inclinación hacia la vida religiosa. Para saber si Dios llama a uno a la religión, no hay que esperar a que el mismo Dios le hable, o le envíe un ángel del cielo que le declare su voluntad. Tampoco es menester someter nuestra vocación a un examen de diez doctores para saber si debemos o no seguirla; lo que sí importa mucho es corresponder y cultivar el primer movimiento de la inspiración divina, y luego, no turbarse ni desalentarse por los disgustos y frialdad que sobrevengan; obrando así, Dios se encargará de que redunde todo en su mayor gloria.

   No hay por qué inquietarse, para llegar a entender de qué parte viene la inspiración; el Señor llama a sus siervos por mil diversos caminos; a veces se vale de un sermón, otras veces de la lectura de buenos libros; a unos llama después de haber oído algunas palabras del Evangelio, como San Antonio y San Francisco; llama a otros enviándoles trabajos y aflicciones, que les dan ocasión de abandonar el mundo. Aunque estos últimos se vuelvan a Dios por haber sido menospreciados del mundo, sin embargo, se entregan a Él con determinada y resuelta voluntad, y a veces sucede que éstos llegan a alcanzar más subida perfección, que los que entran al servicio de Dios con más clara y manifiesta vocación”.

   Refiere el P. Piatti que un gallardo y apuesto joven de noble familia cabalgaba cierto día en brioso caballo, haciendo gala y demostración de buen jinete para agradar a la dama a quien visitaba. En el momento en que con más gallardía se paseaba, lo despidió el caballo de la silla, dejándolo caer en un fangal, de donde se levantó cubierto de lodo. Quedó el mancebo tan corrido y avergonzado, que en aquel mismo instante determinó hacerse religioso. “¡Oh mundo traidor! —Exclamó— te has burlado de mí, y yo me burlaré de ti; me has jugado una mala pasada, yo te pagaré con otra; ya no haré las paces contigo; ahora mismo te abandono, y me hago religioso”. En efecto, entró en religión, viviendo en ella con mucho fervor y santidad.


“LA VOCACIÓN RELIOSA” Editorial ICTION Buenos Aires 1981. 

Si encuentra este libro cómprelo por favor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...