jueves, 9 de noviembre de 2017

CUÁL DEBE SER NUESTRO AMOR A MARÍA. (Segunda parte final)









MARÍA AMADA DE LA IGLESIA MILITANTE

   Esta confianza filial, de que vamos tratando, debe ser además FIRME Y UNIVERSAL, de suerte que nada sea capaz de enflaquecerla, y al propio tiempo se extienda a todas las eventualidades y tropiezos de la vida. Nada, ni las cosas prósperas o adversas que nos sobrevengan, ni la malicia de los hombres o de los demonios, ni nuestras propias caídas, por graves o vergonzosas que sean, ni las mismas pruebas de Dios, a que según su beneplácito se digne someternos, deben ser parte para entibiar nuestra inquebrantable confianza en nuestra bondadosa Madre, María. Especialmente debemos recurrir a ella, como los niños corren al regazo de su madre cuando se ven acosados por enemigo más poderoso, en las ocasiones siguientes:

  PRIMERA, cuando nos asalta la tentación. María es el terror del infierno.

   Y nada sienten tanto los demonios como verse vencidos y arrollados por el poder de María. Al fin, ella fue la que aplastó la cabeza del dragón infernal; y esa derrota y la herida mortal que entonces recibió le llenan de confusión, y quiere desahogar en nosotros su rabia, ya que contra la Virgen es impotente. Y por eso mismo, María que ve que el infierno pretende vengar en nosotros el daño que Ella le hizo, vuela presurosa en nuestro auxilio siempre que la invocamos. Sigamos, pues, el consejo de San Bernardo. “¡Oh tú, cualquiera que seas, que te crees fluctuar con grande riesgo entre los huracanes y tempestades de este siglo, más bien que andar a pie firme sobre la tierra! no apartes tus ojos del esplendor de esta Estrella, si no quieres morir entre borrascas. Si se enfurecen los vientos de las tentaciones, si tropiezas en escollos de adversidades, vuelve los ojos a esta Estrella, invoca a María.  Si te mirares impelido fuertemente por las olas de la soberbia, de la ambición, de la detracción o envidia, vuelve los ojos a la Estrella, invoca a María. Si la ira o avaricia, o el estímulo de la carne agitaren la navecilla del alma, vuelve los ojos a María. Si turbado por la enormidad de los crímenes, confuso por la fealdad de la conciencia, aterrado por el horror del juicio futuro, comienzas a ser sepultado o como absorbido en el báratro de la tristeza, en el abismo de la desesperación, acuérdate de María. En los peligros, en las angustias, en las perplejidades de la vida, piensa en María, a María invoca. No se aparte de tus labios, no se aparte de tu corazón; y para lograr el favor de sus plegarias, no ceses de seguir el ejemplo de su vida. Siguiéndola, no te extravías; llamándola, no desesperas; acordándote de Ella, no yerras; si ella te sostiene, no caes; si te protege, no hay por qué temas; si encamina tus pasos, no te fatigas, y con su favor llegas a la eterna felicidad”.

   SEGUNDA.  La segunda ocasión en que hemos de recurrir especialmente a María, ha de ser cuando se trata de la elección de estado, ya propia, ya de aquellos que dependen de nosotros.

   Este es un negocio de suma importancia, íntimamente ligado con la eterna salvación y aun con la felicidad y dicha temporales. Muchos se condenan o viven vida infeliz, porque erraron en este punto, y siguiendo el ímpetu de la pasión o el egoísmo de la naturaleza, no tomaron a María por Madre y consejera.

   TERCERA. Hemos de recurrir en tercer lugar al patrocinio de María, siempre que nos asalte la enfermedad o nos veamos en peligro de muerte.

   ¡Ah! en este último trance, sobre todo, nos hemos de acordar de María y llamar muy de corazón a las puertas de su maternal misericordia, recordándole de una parte lo mucho que nos ama y padeció por nosotros al pie de la cruz, y por otra los años de nuestra infancia y el amor que le teníamos cuando niños, para que nos alcance perfecta contrición de las culpas y extravíos que cometimos después. Invoquémosla, si no podemos con los labios, con gemidos del corazón; pidamos a tiempo los santos sacramentos, que es error muy perjudicial guardar cosas tan importantes para cuando uno ya no sabe lo que se hace; roguemos que nos repitan con frecuencia los dulcísimos nombres de Jesús y María; besemos con filial cariño su imagen y escapulario, y las cuentas del rosario, objetos para nosotros de más estima que rico collar de perlas y brazaletes de oro, y... muramos, en fin, con la muerte de los justos que mueren en el Señor, cerrando los ojos a la luz de este mundo para abrirlos en la risueña alborada del día de la gloria. ¡Oh, dichoso el que muere besando la imagen de María o pronunciando su dulcísimo nombre!

   Más para que ese recurso filial y lleno de confianza a la santísima Virgen nos sea fácil y familiar, acostumbrémonos a invocarla continuamente, a comunicar con ella los secretos de nuestra alma, los pesares y alegrías que experimentemos, los planes que concibamos; sea, en una palabra, María, nuestra Madre y confidente.

    POR ÚLTIMO, sea nuestro amor a María PRÁCTICO Y OPERATIVO; amor más de obras que de palabras. Este| amor ha de abrazar dos partes; es a saber: evitar lo malo y ejecuta lo bueno; evitar faltas y pecados y hacer obras buenas. Los límites de este escrito no nos permiten descender a muchas particularidades: tampoco es muy necesario, porque, gracias a Dios, no faltan obras excelentes que tratan de la materia, ni dejamos de ser buenos por falta de conocimiento, sino porque no nos aplicamos de veras a serlo. ¿Quién no sería muy bueno y santo si hiciese lo que conoce ser agradable a la Virgen?

   Pues sea esta la regla que nos dirija en nuestras acciones: antes de hacer u omitir alguna obra, preguntémonos: esta acción u omisión, ¿agradará a mí dulcísima Madre María? ¿Gustará o no la Virgen de que yo  lea este libro, de que vaya a tal reunión, de que me ocupa en esto o aquello? ¿Le gustará? Pues voy, lo hago. — ¿No le gustará? Pues lo dejo.



   Esta regla, eminentemente práctica, vale por muchas.

   Fuera de esto, los santos recomiendan a los devotos de María varias prácticas piadosas de reconocida utilidad. He aquí los obsequios que aconseja se hagan San Alfonso María de Ligorio:

1. Rezar con frecuencia el Ave María.

2. Celebrar las festividades de la Virgen, preparándose para ellas con algún triduo o novena.

3. Rezar diariamente el santo rosario o el Oficio parvo.

4. Ayunar el sábado o la víspera de sus fiestas.

5. Visitar sus sagradas imágenes.

6. Llevar el santo escapulario.

7. Agregarse a alguna de las congregaciones, cofradías o hermandades de la Virgen.

8. Dar limosna en su obsequio.

9. Acudir con frecuencia a María.

10. Y otros, como decir Misa o mandarla decir en honra suya, invocar la protección de los santos más allegados a la Virgen, leer cada día en algún libro que trate de sus excelencias y prerrogativas, predicar o exhortar a otros a su devoción, rogar todos los días por los vivos y difuntos más devotos suyos, rezar el Ángelus, etc.

   Pero no olvidemos que lo más subido, y como la flor hermosísima de la devoción á, María, señal inequívoca de cuanto la amamos, consiste en dos cosas juntas: en acordarnos de ella casi continuamente y en imitar sus virtudes. La memoria frecuente es indicio de amor, y la imitación pone su sello. ¡Oh! Amemos a María y seremos felices. Amemos a María, y con su amor vendrán a nuestra alma todos los bienes.


“AMOR A MARÍA”

Padre Vicente Agustí (de la Compañía de Jesús).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...