martes, 21 de noviembre de 2017

LAS ALMAS EUCARÍSTICAS (pensamientos sobre la Eucaristía, para cada día del año) – 21 de Noviembre.









Es una gran verdad y pocos lo creen:

   No es menos recibir la palabra de Dios que el cuerpo de Cristo. Al descansar la Hostia divina en nuestro corazón, Cristo no permanece mudo, sino que entabla con el alma confidencias tiernas y misteriosas, que tal vez no las percibimos a causa del murmullo y agitación extraños a su amor.

   Aprovechad bien este rato de sobremesa que sigue a la comunión, donde Cristo gusta de comunicarse a sus amigos fieles. ¡Tiene Jesús tantas cosas que decirnos!...

   Es de noche: voy al sagrario.—Jesús, amor mío: yo te adoro en esta hora silenciosa en que todos se entregan al descanso, mientras que tú, siempre amante y bueno, velas por cada uno sin cesar en el Sagrario. —Dime, Jesús: ¿qué haces ahí? ¿En qué piensas? ¿A quién amas? ¿Qué esperas?—Aquí estoy dice Jesús: por tí, pienso en tí, te amo con amor el más delicado y tierno, y espero me tributes las adoraciones, alabanzas y ternuras de tu corazón.

Padre Fr. Bernardino Izaguirre
De Orden de los Menores.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...