lunes, 23 de abril de 2018

Modestia de los ojos – Por San Alfonso María de Ligorio.








   “Aparta los ojos para que no contemplen la vanidad; (Salmo 119: 37)” “las miradas licenciosas son causa que las almas perezcan”. San Poemen de Egipto.

   Casi todas nuestras pasiones rebeldes surgen de miradas descuidadas; porque, en términos generales, es a través de la vista que todos los afectos y deseos desordenados son excitados.  Por lo tanto, el santo Job hizo un pacto con sus ojos, que ni siquiera pensaría en una virgen.  ¿Por qué dijo él que ni siquiera pensaría en una virgen? ¿No debería haber dicho que hizo un pacto con sus ojos para no mirar a una virgen? No; muy propiamente dijo que no pensaría en una virgen; porque los pensamientos están tan conectados con las miradas, que los primeros no pueden separarse de los segundos, y por lo tanto, para escapar del abuso de las imaginaciones malvadas, resolvió nunca fijar sus ojos en una mujer.

   San Agustín dice: “El pensamiento sigue la mirada, el deleite viene después del pensamiento y el consentimiento después del deleite”. De la mirada procede el pensamiento; desde el pensamiento el deseo; porque, como dice San Francisco de Sales, lo que no se ve no es deseado, y el deseo tiene éxito en el consentimiento.  Si Eva no hubiera mirado la manzana prohibida, no debería haberse caído; pero como vio que era bueno para comer, y bello para los ojos, y bello de contemplar, tomó de su fruto y comió.

   El diablo primero nos tienta a mirar, luego a desear, y luego a consentir.

   San Jerónimo dice que Satanás requiere “solo un comienzo de nuestra parte”. Si comenzamos, él completará nuestra destrucción.

   Una mirada deliberada a una persona de diferente sexo a menudo enciende una chispa infernal que consume el alma. “A través de los ojos”, dice San Bernardo, “entran las flechas mortales del amor”. El primer dardo que hiere y roba frecuentemente a las almas de vida castas encuentra su admisión a través de los ojos. Por ellos, David, el amado de Dios, cayó. Por ellos fue Salomón, una vez inspirado por el Espíritu Santo, atraído hacia las más grandes abominaciones. ¡Oh! ¡Cuántos se pierden al complacer su vista!

   Los ojos deben ser cuidadosamente guardados por todos los que esperan no ser obligados a unirse al lamento de Jeremías: “Mi ojo ha malgastado mi alma”. Por la introducción de afectos pecaminosos, mis ojos han destruido mi alma. Por lo tanto, San Gregorio dice que “los ojos, porque nos atraen al pecado, deben estar reprimidos”.  Si no se restringen, se convertirán en instrumentos del infierno, para obligar al alma a pecar casi en contra de su voluntad.  “El que mira un objeto peligroso”, continúa el santo, “comienza a querer lo que no quiere”. Fue esto lo que el escritor inspirado quiso expresar cuando dijo de Holofernes, que la belleza de Judith hizo cautivo a su alma.

   Séneca dice que “la ceguera es parte de la inocencia”. Y Tertuliano relata que cierto filósofo pagano, para liberarse de la impureza, se arrancó los ojos. Tal acto sería ilegal en nosotros: pero el que desea preservar la castidad debe evitar la vista de objetos que puedan excitar pensamientos impuros. “No miren”, dice el Espíritu Santo, “sobre la belleza de los demás... Por la presente, la lujuria se enciende como un fuego”. No mires a la belleza de otro; porque de miradas surgen las imaginaciones malignas, por las cuales se enciende un fuego impuro.

   De ahí que San Francisco de Sales solía decir que “los que desean excluir a un enemigo de la ciudad deben mantener las puertas cerradas”.


   Por lo tanto, para evitar la vista de objetos peligrosos, los santos estaban acostumbrados a mantener sus ojos casi continuamente fijos en la tierra, y abstenerse siquiera de mirar objetos inocentes.  Después de ser un novato durante un año, San Bernardo no pudo decir si su celda estaba abovedada. Como consecuencia de nunca levantar los ojos del suelo, nunca supo que había tres ventanas en la iglesia del monasterio, en las que pasó su noviciado.  Una vez, sin percibir un lago, caminó a lo largo de sus orillas durante casi un día entero; y al escuchar a sus compañeros hablar de eso, preguntó cuándo lo habían visto.

   San Pedro de Alcántara mantuvo constantemente la mirada baja, por lo que no conocía a los hermanos con los que conversaba. Fue por la voz, y no por el semblante, que él fue capaz de reconocerlos.

   Los santos fueron particularmente cautelosos para no mirar a personas de diferente sexo. San Hugh, obispo, cuando se vio obligado a hablar con mujeres, nunca las miró a la cara.  Santa Clara de Asís nunca repararía sus ojos en el rostro de un hombre. Estaba muy afligida porque, al levantar la vista a la elevación para ver la hostia consagrada, una vez involuntariamente vio el rostro del sacerdote.  San Luis Gonzaga nunca miró a su propia madre en la cara.  Está relacionado con San Arsenio, que una noble dama fue a visitarlo en el desierto, para suplicarle que la recomendara a Dios. Cuando el santo percibió que su visitante era una mujer, se apartó de ella y le dijo:Arsenio, ya que no me verás ni escucharás, al menos acuérdate de mí en tus oraciones”. “No”, respondió el santo, “pero rogaré a Dios que haga que me olvide de ti, y nunca más que piense en ti”.

   Por haber mirado deliberadamente a una mujer que estaba recogiendo mazorcas de maíz, el pastor abad fue atormentado durante cuarenta años por tentaciones contra la castidad.

   San Gregorio Magno declara que la tentación, para conquistar a San Benito de espinas, surgió de una mirada inquisidora a una mujer.

   San Jerónimo, aunque vivía en una cueva en Belén, en continuas oraciones y maceraciones de la carne, fue terriblemente molestado por el recuerdo de las damas a quienes había visto mucho antes en Roma. ¿Por qué no debería haber abusos similares por parte de los religiosos que deliberadamente y sin reservas fijan sus ojos en personas de diferente sexo?  “No es así”, dice San Francisco de Sales, “tanto ver objetos como fijar los ojos en ellos es lo más pernicioso”. “Si”, dice San Agustín, “por casualidad nuestros ojos caen sobre los demás, tengamos cuidado de nunca fijarlos en nadie”. El padre Manareo, al despedirse de San Ignacio en busca de un lugar lejano, le miró fijamente a los ojos: el santo lo corrigió.  A partir de la conducta de San Ignacio en esta ocasión, aprendemos que no se estaba convirtiendo en religioso fijar la mirada en el rostro de una persona, incluso del mismo sexo, especialmente si la persona es joven. Pero no veo cómo se puede excusar a los jóvenes de otro sexo de la culpa de una falta venial, o incluso de un pecado mortal, cuando existe un peligro inmediato de consentimiento criminal. “No es legal”, dice San Gregorio, “contemplar lo que no es lícito codiciar”.

   El malvado pensamiento que procede de la apariencia, aunque debería ser rechazado, nunca deja de dejar una mancha en el alma. El Hermano Roger, un franciscano de singular pureza, una vez que se le preguntó por qué era tan reservado en su relación con las mujeres, respondió que cuando los hombres evitan las ocasiones de pecado, Dios las preserva; pero cuando se exponen al peligro, son justamente abandonados por el Señor y caen fácilmente en graves transgresiones.

   La indulgencia de los ojos, si no produce ningún otro mal, por lo menos destruye el recuerdo durante el tiempo de la oración. Porque, las imágenes e impresiones causadas por los objetos que se ven antes, o por el vagar de los ojos, durante la oración, ocasionarán miles de distracciones y desterrarán toda remembranza del alma. Es cierto que sin memoria un religioso puede prestar poca atención a la práctica de la humildad, la paciencia, la mortificación o de las otras virtudes. Por lo tanto, es su deber abstenerse de todas las miradas de curiosidad, que distraen su mente de los pensamientos sagrados. Deja que sus ojos se dirijan solo a los objetos que elevan el alma a Dios.

   San Bernardo solía decir que fijar los ojos en la tierra contribuye a mantener el corazón en el cielo. “Donde”, dice San Gregorio, “Cristo está, allí se encuentra la modestia. Dondequiera que Jesucristo mora por amor, allí se practica la modestia. “

   Sin embargo, no quiero decir que los ojos nunca se levanten o que nunca se fijen en ningún objeto. No; pero debe estar dirigido solo a lo que inspira devoción, a imágenes sagradas, y a la belleza de la creación, que elevan al alma a la contemplación de la divinidad. Excepto al mirar tales objetos, un religioso en general debe mantener los ojos bajos, y particularmente en lugares donde pueda caer sobre objetos peligrosos. Al conversar con los hombres, ella nunca debería girar los ojos para mirarlos, y mucho menos mirarlos por segunda vez.

   Practicar la modestia de los ojos es deber de los religiosos, no solo porque es necesario para su propia mejora en la virtud, sino también porque es necesaria para la edificación de los demás.

   Dios solo conoce el corazón humano: el hombre solo ve las acciones exteriores, y por ellas es edificado o escandalizado. Un hombre, dice el Espíritu Santo, es conocido por su aspecto. Por el semblante se conoce el interior. Por lo tanto, como San Juan el Bautista, un religioso debe ser una luz ardiente y brillante. Ella debería ser una antorcha encendida con caridad, y brillando resplandeciente por su modestia, a todos los que la contemplen. Para las religiosas, las siguientes palabras del Apóstol son particularmente aplicables: “somos hechos un espectáculo para el mundo, y para los ángeles, y para los hombres”. Y otra vez: “Que todos conozcan tu modestia: el Señor está cerca.” Los religiosos son observados con atención por los ángeles y los hombres; y por lo tanto, su modestia debe manifestarse ante todos; si no practican la modestia, terrible será la cuenta que deben rendir a Dios en el día del juicio. ¡Oh! ¡Qué devoción inspira una modesta religiosa, qué edificación da ella, manteniendo su mirada siempre deprimida!

   San Francisco de Asís le dijo una vez a su compañero que iba a predicar. Después de caminar por la ciudad, con los ojos fijos en el suelo, regresó al convento. Su compañero le preguntó cuándo predicaría el sermón. Hemos, respondió el santo, por la modestia de nuestra apariencia, dando una excelente instrucción a todos los que nos vieron.  Está relacionado con San Luis Gonzaga, que cuando caminaba por Roma los estudiantes se paraban en las calles para observar y admirar su gran modestia.

   San Ambrosio dice que para los hombres del mundo la modestia de los santos es una poderosa exhortación a la enmienda de la vida. “La apariencia de un hombre justo es una advertencia para muchos”. El santo agrega: “¡Qué delicioso es hacer el bien a los demás con tu apariencia!”  Está relacionado con San Bernardo de Siena, que incluso cuando era secular, su presencia era suficiente para frenar el libertinaje de sus jóvenes compañeros, quienes, tan pronto como lo veían, estaban acostumbrados a darse aviso unos a otros de que venía. A su llegada se callaron o cambiaron el tema de su conversación. También está relacionado con San Gregorio de Nisa y San Efrén, que su misma apariencia inspiró piedad, y que la santidad y la modestia de su exterior edificaron y mejoraron todo lo que los contemplaba.

   Cuando Inocencio II visitó a San Bernardo en Clairvaux, tal fue la modestia exterior del santo y de sus monjes, que el Papa y sus cardenales se llenaron de lágrimas de devoción. Surius relata un hecho muy extraordinario de San Luciano, un monje y mártir. Con su modestia indujo a tantos paganos a abrazar la fe, que el emperador Maximiano, temiendo que se convirtiera al cristianismo por la aparición del santo, no permitió que el hombre santo fuera presentado a su punto de vista, sino que le habló desde detrás de una pantalla.

   Que nuestro Redentor fue el primero que enseñó, con su ejemplo, la modestia de los ojos, puede, como lo señala un autor erudito, deducirse de los santos evangelistas, que dicen que en alguna ocasión levantó la vista. “Y él, alzando los ojos a sus discípulos, cuando Jesús, por lo tanto, alzó los ojos”. De estos pasajes podemos concluir que el Redentor ordinariamente mantenía los ojos bajos.

   De ahí que el Apóstol, alabando la modestia del Salvador, diga: Te suplico, por la mansedumbre y modestia de Cristo.

   Concluiré este tema con lo que San Basilio dijo a sus monjes: Si, hijos míos, si deseamos elevar el alma hacia el cielo, guiemos los ojos hacia la tierra.

   Desde el momento en que nos despertamos por la mañana, recemos continuamente en las palabras del santo David: “Aparta mis ojos para que no vean vanidad”.


Fragmentos de la obra  “La verdadera esposa de Jesucristo”



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...