jueves, 18 de enero de 2018

DEMONIOS – Por Cornelio Á Lápide. (Parte VII)





Odio del Demonio contra los hombres y guerra que le hace.


   El demonio, que se ha declarado enemigo personal de Dios, no pudiendo hacer nada contra Él, se venga con su imagen (el hombre), dice Bossuet, y desgarrándola la deshonra, llenando su espíritu envidioso de malos deseos de venganza. Espíritu negro, espíritu tenebroso, espíritu furioso y desesperado, que afecta un fausto insolente en vez de su grandeza natural; que emplea astucias maliciosas en vez de una sabiduría celestial; que no respira más que odio, disensión y envidia en vez de la caridad y de la sociedad fraternal. Parece que Satanás y todos sus ángeles dicen: no seremos nosotros los únicos miserables; ¡cuántos hombres morirán de nuestra mano! ¡Ah! ¡Cuántos sitios vamos a dejar vacantes, y cuántos se hallarán entre los criminales que pudieran haberse sentado entre los jueces! El odio de los demonios contra nosotros es tal, notadlo bien y pasmaos de tanto exceso, es tal el odio que contra nosotros tienen, que se placen no sólo en arruinarnos, sino también en manchar nuestra alma y degradarla. Si, prefieren todavía corrompernos a atormentarnos, prefieren quitar la inocencia a quitar el reposo, hacernos malos a hacernos desgraciados. Y es verdad que cuando estos crueles vencedores se han hecho dueños de un alma, entran en ella con furia, la roban, la saquean y la violan. Estos corruptores la violan, no tanto para satisfacerse, como para deshonrarla y envilecerla. La inclinan a que se entregue a ellos, y luego la  desprecian: la tratan como son tratadas las mujeres que vienen a ser el ludibrio de aquellos por quienes se han cobarde o indignamente prostituido...


   Los demonios están llenos de odio y de envidia contra nosotros; nos hacen una guerra encarnizada a causa de las gracias y de los bienes celestiales que Dios nos concede, y porque estamos destinados a ocupar un día los tronos que han perdido con su orgullo...

   El demonio es vuestro enemigo, dice el apóstol San Pedro: El demonio es un instigador de querellas, un falso testigo, un acusador. ––Nos ataca a nosotros, ataca nuestra salvación y nuestra felicidad eterna. Quiere conquistarnos a fin de tenernos por compañeros, después de habernos tenido por cómplices. Y todo esto, por odio a Dios, a fin de que Dios no reciba nuestras adoraciones. Su orgullo le inspira un odio tan grande a Dios, que, según al parecer de varios graves autores, aun cuando Dios le prometiese perdonarle a condición de que se humillase, preferiría sufrir eternamente antes que renunciar a su orgullo y a su odio 2 ° Nos hace la guerra por envidia Nos la hace por orgullo; quisiera que nos volviésemos semejantes a él para dominarnos y reinar sobre nosotros...

   Tenemos que sostener un combate contra los demonios, dice San Pablo... Es una lucha sin tregua...

   Los odios más furiosos y más implacables entre los hombres no son más que una sombra, comparados con los de los demonios. En ellos todo es odio, celos, deseos de eterna venganza...

El demonio tuvo la audacia de atacar al mismo Jesucristo.


   ¿Por qué permitió Jesucristo que el demonio le tentase?   para enseñarnos que la tentación no es pecado, no exponiéndose temerariamente a ella y resistiéndola; para enseñarnos a vencer, pues Jesucristo es nuestro modelo, nuestro capitán; y por esto quiso entrar en la lid para derribar al demonio y hacernos ver cómo se le vence; para tomar parte en nuestras tentaciones...

   ¿Por qué permitió Jesucristo que el demonio le tentase? Contestaré con San Agustín: ¿Por qué quiso hacerse hombre, nacer en un pesebre, sufrir y morir en una cruz? Fué por bondad hacia nosotros y también por bondad hacia nosotros fué tentado. (Sermones). Jesucristo, dice San Gregorio, ha querido vencer nuestras tentaciones con sus tentaciones, asi como quiso ser victorioso de nuestra muerte con su muerte. (Homil, XVI. in Evang.).

   Si la enfermedad de Jesucristo es nuestra fuerza; sí sus heridas son nuestra curación; si su muerte es nuestra vida, podemos también asegurar que su tentación es nuestra victoria... por eso vino el hijo de Dios, dice el apóstol San Juan, para destruir la obra del demonio.

   En su odio y desvergüenza, Satanás se atreve a atacar a Dios: ¿cómo ha de dejarnos a nosotros el demonio?...

   Jesucristo sufrió ser tentado por el demonio; pero lo arrojaba del cuerpo de los poseídos, y dió el mismo poder a sus discípulos...


“Tesoros de Cornelio Á Lápide”





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...