martes, 9 de mayo de 2017

GRACIAS ESPIRITUALES EN FÁTIMA –– Varios ejemplos conmovedores.






   La Santísima Virgen, en su Santuario de Fátima no solamente dispensa múltiples gracias curando las dolencias físicas de quienes fervorosamente acuden a Ella; dispensa también otro género de gracias, para nosotros de muchos más subidos quilates, gracias tan necesarias para nuestra salvación.

   Estos milagros morales, milagros en sentido espiritual, son consoladoramente más numerosos que las curaciones instantáneas de enfermedades materiales. No hay peregrinación en que no se registren varios de estos milagros morales. Referiremos los principales, extraídos del libro ya anteriormente citado del Padre Luis G. Da Fonseca, profesor del Instituto Bíblico en Roma.

   Ya hace tiempo debí haber venido aquí. Era el 13 de mayo de 1928. Después de la bendición con su Divina Majestad, impartida a los enfermos por Monseñor José Alves Correira Da Silva, cayó ante él un joven elegantemente vestido, llorando amargamente...

   — ¿Hay algún enfermo más? —preguntó el doctor Pereira Gens, director del hospital del Santuario, quien siempre acompaña al Santísima Sacramento, en el acto de la bendición a los enfermos para registrar los diversos efectos producidos en ellos. Nadie respondió a la pregunta del doctor.

   — ¿Qué se le ofrece a usted? —preguntó entonces el doctor, dirigiéndose al joven.

—Soy un enfermo del alma —contestó éste— y también quiero recibir la bendición.

   Conmovido el señor obispo, lo bendijo. Se levanta, abraza al doctor, y todo emocionado le dice:

   —Ya: hace tiempo que debí haber venido aquí.

   —Amigo —contesta el doctor—, mientras vivimos nunca es tarde.

+ + +

Vino a burlarse y la Santísima Virgen lo convirtió.

   En otra ocasión, durante la procesión nocturna, encontrábase muy cerca un grupo de señores que llegaron a Cova de Iria para ver y hacerse ver.

   Estaban con los sombreros puestos y en actitud evidentemente irónica. De improviso, uno de ellos, impulsado por una fuerza superior, se quita el sombrero, se arrodilla y empieza a rezar.

   — ¡Hola!... ¿Y tú también sabes rezar? —le decían mofándose de él sus compañeros.

   — Aquí se aprende —fué la respuesta, y siguió rezando.


+ + +

No era ni bautizado.

   El 12 de mayo de 1930, entre la multitud de fieles que esperaban el turno para confesarse, se destacaba un hombre de cuya actitud fácilmente se podía deducir que no estaba preparado para confesarse. Y al acercarse al confesionario, el sacerdote le preguntó:

   — ¿Qué deseaba usted?

   — Padre —contestó—, querría confesarme, comulgar y bautizarme.

   De la contestación, el sacerdote dedujo, que hablaba con un hombre ignorante en la doctrina cristiana. Y en verdad; el improvisado penitente era un comerciante de Lisboa, que se había trasladado a Fátima con el fin de “divertirse” un poco de los fanáticos..., pero cuando contempló con sus propios ojos aquella fe viva y ardiente de los peregrinos, brotó en su alma vivo deseo de ser cristiano y buen cristiano. Lo que, gracias a la Santísima Virgen, consiguió allí.

+ + +

Un chófer hecho misionero.


   En mayo de 1929, una piadosa señora determinó ir a Fátima en compañía de algunas de sus allegadas, contratando para este fin el servicio de un chófer. En la víspera, del viaje recibe informaciones nada halagüeñas del hombre que debía llevarlas a Fátima, el que en una farmacia había manifestado ante un grupo de amigos:

   —Mañana me voy a Fátima llevando unas “beatonas”; pero antes de llegar, les demostraré con quién viajan.

   — ¡Por amor de Dios —le rogaban a la mencionada señora—, no vaya con aquel hombre!....

   —Si el hombre es malo —respondía ella— nosotras rezaremos por él. De mi parte no le tengo miedo. Vamos a honrar a la Santísima Virgen, y Ella nos defenderá del peligro. Tal vez le sea provechoso el viaje.

   No obstante, para evitar responsabilidad, comunicó a sus compañeras de viaje las intenciones nada santas del chófer. Todas, confiando en la protección de la Santísima Virgen, no desistieron del propósito.

   Al día siguiente iniciaron la marcha muy temprano. Durante el trayecto, el chófer se permitía expresiones burlescas y satíricas contra Fátima y todo cuanto allí sucedía.

   Llegado a destino, vieron qué multitud de peregrinos y coches ocupaban casi totalmente aquella grandiosa área.

   — ¿Qué hacen aquí estas personas? —preguntó el chófer al estacionar su auto.

   Descendieron del coche las peregrinas, y él también manifestó deseo de visitar la capilla de las apariciones, aunque temía abandonar su auto. Acompañó a las damas, y al encontrarse frente a la milagrosa Imagen, se sintió súbitamente transformado; cayó dé rodillas, sollozando amargamente.

   La señora le interrogó si sentía algún mal.

   —Me encuentro conmovido; ¡yo que he sido tan malo! —fué la respuesta.

   —Aún no ha visto nada —continuó la señora—; le resta contemplar la procesión de velas y la adoración nocturna, particularmente la Misa y la Comunión de peregrinos. Usted, señor, debería comulgar también...

   —Lo anhelo —contestó el hombre.

   —Entonces es menester que se confiese hoy mismo.

   —Pero son tantos años que no me confieso...; he sido tan malo... —añadía con sentimiento de dolor.

   —No importa; más vale tarde que nunca —respondió la señora—; para la Santísima Vírgen nunca es tarde; le procuraremos un confesor.

   —Es un gran favor que usted me hace, señora.

   Lavó las manchas de su alma en la fuente cristalina de la penitencia sacramental, y sentimientos de gozo sobrenatural inundaron su perturbada conciencia. Al día siguiente estaba presente en todos los actos, reflejando su rostro radiante de alegría su fe y devoción.

   Al regresar a su pueblo, se dirigió de inmediato a la farmacia y rectificó todo cuanto afirmara días atrás, añadiendo:


   —Aquello de Fátima no se puede describir, es simplemente asombroso. Allí deberían ir todos para ser buenos cristianos.


“APARICIONES de la  SANTÍSIMA VIRGEN en FÁTIMA”

P. LEONARDO RUSKOVI´C

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...