miércoles, 10 de mayo de 2017

DE QUÉ MANERA DEBE PONERSE EN MANOS DE DIOS EL HOMBRE DESOLADO –– Por el Beato Tomás de Kempis.




El discípulo: Señor Dios, Padre santo, bendito seas ahora y para siempre, porque se hizo lo que quisiste, y es bueno lo que tú haces. Que tu siervo se alegre en ti, no en sí ni en otro alguno, porque tú solo eres la alegría verdadera, tú eres mi esperanza y corona, tú eres, Señor, mi alegría y mi honor.

¿Qué tiene tu siervo sino lo que tú le diste, aun sin merecerlo? Todas las cosas son tuyas: tú las hiciste y tú nos las diste. “Soy pobre y moribundo desde niño” (Sal 87, 16). Algunas veces mi alma llora de tristeza, y otras se alarma por la furia de mis pasiones.

Deseo la alegría de la paz. Suspiro por la paz de tus hijos, a quienes sustentas con la luz de tus consuelos.

Si me das la paz, si en mi pecho derramas alegría santa, estará el alma de tu siervo llena de armonía, y fervorosa cantará tus alabanzas.

Pero si de mí te alejas, como tantas veces lo haces, no puede mi alma correr por el camino de tus preceptos; antes cae de rodillas y se golpea el pecho, porque no se siente como antes, cuando la claridad de tu luz la iluminaba, y contra la furia de las tentaciones bajo tus alas la protegías.

Padre justo y digno de sempiternas alabanzas, ha llegado a tu siervo la hora de la prueba.

Padre amable, es justo que ahora sufra tu siervo un poco por ti. Padre digno de adoración eterna, ya llegó la hora que desde toda la eternidad previste que llegaría, en la que por breve tiempo y exteriormente sucumba tu siervo, pero interiormente viva sin cesar contigo; en la que los hombres lo vilipendien y humillen un poquito, y en su presencia se anonade; en la que tentaciones y dolencias lo torturen; más para volver a levantarse contigo en la aurora de un nuevo día y ser glorificado en el cielo.

Padre Santo, así lo mandaste, así lo quisiste: se hizo lo que ordenaste.


Sufrir padecimientos y tribulaciones por tu amor en este mundo siempre que quieras y de quien quieras, es gracia que a tus amigos les concedes.

Nada se hace sobre la faz de la tierra sin designio de tu providencia, y sin causa.

“Bueno es que me hayas humillado, Señor, para que tus juicios medite” (Sal 118, 71), y rechace todo sentimiento de soberbia y presunción.

Me sirvió que la confusión cubriese mi rostro, para buscar mi consuelo más en ti que en los hombres.

De allí también aprendí a mirar con pavura la profundidad insondable de tus juicios: cómo al justo afliges igualmente que al pecador, mas no sin justicia y equidad.

Gracias te doy, Señor, de que no me escatimaste el castigo de mis faltas, sino me diste fuertes azotes, afligiéndome con dolores, y mandándome angustias en el cuerpo y en el alma.

En la tierra nada existe que me consuele; sólo tú, Señor mío y Dios mío, médico celestial de las almas que hieres, pero luego curas, “a la tumba llevas, y de la tumba vuelves a llamar” (Tob 12, 2). Tú me instruías, y con la vara en la mano me enseñabas.

Aquí estoy en tus manos, amado Padre mío; la doblada espalda para que me azotes y corrijas

   Azótame por la espalda y la cerviz, para que todo lo torcido se enderece conforme, a tu voluntad.

Hazme discípulo tuyo humilde y piadoso, como bien sabes hacerlo, para que en todo siga tu voluntad.

A ti me entrego con todo lo mío para que me corrijas. Es mejor sufrir aquí el castigo que después.

Tú sabes todas y cada una de las cosas, y nada se te oculta en la conciencia del hombre.

Sabes el futuro antes que suceda; y no necesitas que nadie te informe o te advierta de lo que pasa en la tierra.

Tú sabes lo que me conviene para aprovechar en la virtud, y cuánto sirven las tribulaciones para limpiar el corazón de la herrumbre de los vicios.

Haz en mí tu voluntad como tanto anhelo. Y no me abandones por esta vida pecadora mía que nadie conoce más íntimamente, ni ve más claramente que tú.

Concédeme, Señor, saber lo que se debe saber, amar lo que se debe amar, alabar lo infinitamente te agrada, apreciar lo que para ti es precioso, despreciar lo que a tus ojos es mezquino.

No permitas que mis juicios se guíen por los ojos del cuerpo, ni por lo que a hombres insensatos oiga decir. Haz que juzgue con rectitud tanto de las cosas visibles como de las espirituales, y más que todo, que siempre investigue cuál es tu voluntad.

Los sentidos de los hombres se engañan a menudo al juzgar. Se engañan los mundanos al amar sólo las cosas visibles.

¿Es uno mejor porque otros lo crean mejor?

Cuando un hombre a otro hombre exalta, es un hombre falaz que a otro hombre falaz exalta; es un insensato que a otro insensato exalta, un ciego que exalta a otro ciego, un enfermo que exalta a otro enfermo; y lo engaña al exaltarlo. Y en verdad más lo humilla que lo exalta cuando vanamente lo alaba.

Pues lo que cada cual es a tus ojos, eso es, y nada más, dice el humilde san Francisco.



“LA IMITACIÓN DE CRISTO”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...