viernes, 17 de marzo de 2017

Deseos y oración por el amor divino, pidiendo muchas lágrimas de amor, sacado de San Agustín.




   Dulcísimo Dios mío, amantísimo, benignísimo, deseadísimo, amabilísimo, hermosísimo. Ruégote que infundas la abundancia de tu dulzura y caridad en mi pecho, para que no desee ni piense cosa de la tierra, ni de la carne, sino sólo a ti ame, y a ti sólo tenga en mi corazón y en mi boca. Escribe con tu dedo en mi alma la memoria dulce de tu regalado nombre de Jesús, de manera que jamás se borre. Escribe en las tablas de mi corazón tu voluntad y tus santas leyes, para que a ti, Señor de inmensa dulzura, y a tus; mandamientos, siempre y en todas partes, tenga delante de mis ojos. Enciende mi corazón en aquel fuego tuyo que enviaste a la tierra, y quisiste que ardiese grandemente, para que cada día con lágrimas de mis ojos te ofrezca sacrificio de espíritu atribulado y corazón contrito. Dulce Dios, buen Jesús mío, así como lo deseo, así de todo corazón te lo suplico: dame tu santo y casto amor, para que me llene, tenga y posea todo. Dame, Señor, la señal de tu amor, que es una fuente perpetua de lágrimas, para que ellas sean testigos del amor que me tienes, ellas digan y muestren cuánto te ama mi alma, derritiéndose en lágrimas por la mucha dulzura de tu amor. Acuérdome, poderoso Señor, de aquella santa mujer Ana que fué al Tabernáculo a rogarte la dieses un hijo, de quien dice la Escritura que después de su oración no se le mudó más el semblante de su rostro. Mas acordándome de tan gran virtud, de tan gran constancia, me atormenta mi dolor y se me cubre el rostro de vergüenza, porque me veo miserable estar abatido en una profunda bajeza. Vuelve, pues, tus ojos, y compadécete; porque si lloró con tantas ansias aquella mujer, y perseveró en su llanto la que buscaba un hijo, ¿cómo debe llorar y perseverar de día y de noche en su llanto el alma que busca y ama a Dios, y desea llegar a Él? ¿Cómo debe gemir y llorar quien busca a Dios de día y de noche, y ninguna otra cosa quiere amar sino a Cristo? Maravilla sin duda es que sus lágrimas no sean su pan de día y de noche. Vuelve, pues, a mí los ojos, y compadécete de mí, porque se han multiplicado los dolores de mi corazón. Dame tu celestial consolación, y no quieras menospreciar el alma pecadora que te costó la vida. Ruégote que me des lágrimas de corazón, que puedan romper las ataduras de mis culpas y tengan siempre mi alma llena de una celestial alegría. Me ha venido también al pensamiento la devoción maravillosa de otra mujer santa, que con afecto piadoso te buscaba puesto en el sepulcro; la cual no se iba yéndose los Apóstoles, la cual en pié, y asentada, triste y dolorosa, por mucho tiempo, derramaba suspiros y lágrimas, y levantándose llorosa una y muchas veces hecha ojos, buscaba y escudriñaba los rincones y senos del monumento, por si acaso podía ver en él al que buscaba con tan fervoroso deseo: ya ciertamente había entrado una y otra vez, y visto el sepulcro; pero no bastaba para quien tanto amaba, porque la perseverancia es la virtud de la buena obra; y porque amó más que los demás, y amando lloró, y llorando buscó, y buscando perseveró, por eso mereció hallarte, verte y hablarte primero que todos; y no sólo esto, pero también ser la que primero llevó las nuevas a los Apóstoles de tu Resurrección, mandándoselo tú, diciéndole amorosamente: “Ve y di a mis hermanos que vayan a Galilea, que allí me verán”.

   Pues si así lloró y perseveró en su llanto una mujer que buscaba al vivo entre los muertos, y que con la mano de la fe te tocaba, ¿cómo debe llorar y perseverar en su llanto el alma que con el corazón te cree, y con la boca te confiesa a ti Redentor suyo, que sabe estás asentado en el Cielo, y cree y confiesa con el corazón y con la boca que reinas en todo lugar? ¿De qué manera debe gemir y llorar quien te ama de todo corazón y desea verte con todo su deseo? ¡Oh solo refugio y única esperanza de los miserables, a quien nunca se pide sin esperanza de misericordia! Dame esta gracia por ti y por tu santo nombre, que todas las veces que de ti pensare, de ti hablare, de ti escribiere, de ti leyere, de ti disputare, todas cuantas veces me acordaré de ti y estuviere delante de ti, y te ofreciere alabanzas, ruegos y sacrificios, otras tantas, desecho en lágrimas en tu presencia, dulce y abundantemente llore, de manera que de día y de noche mis lágrimas me sirvan de pan y sustento; y porque tú, Rey de gloria y Maestro de todas virtudes, nos enseñaste con tus palabras y ejemplo a gemir y llorar, diciendo: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”. Tú lloraste a tu amigo Lázaro difunto, y también lloraste sobre la ciudad de Jerusalén, que había de ser destruida. Ruego, buen Jesús, por aquellas piadosísimas lágrimas, y por todas tus misericordias, con las cuales maravillosamente fuiste servido de socorrernos estando perdidos, que me des la gracia de lágrimas que tanto desea mi alma, pues no la puedo tener sin dármela tú, sino por tu Santo Espíritu, que ablanda los corazones empedernidos de los pecadores y los compunge para que lloren. Dame gracia de lágrimas, como la diste a nuestros padres primeros, cuyos pasos debo seguir, para que me llore toda mi vida, como ellos se lloraron en la suya. Por los merecimientos y oraciones de aquellos que te agradaron y devotísimamente te sirvieron, ten misericordia de mí, miserabilísimo e indigno siervo tuyo, y dame este don de lágrimas de día y de noche, para que las lágrimas me sean pan ordinario, y abrasado en el fuego de la compunción, sea hecho en tus ojos ¡Dios mío! un holocausto precioso, y todo sea sacrificado en la ara de mi corazón, y me recibas como pingüísimo sacrificio y holocausto en olor suave. Dame, dulcísimo Señor, una fuente manantial y clara en que se lave muchas veces este holocausto sangriento: porque aunque es verdad que, ayudándome tu gracia, me he ofrecido todo a ti, en muchas cosas te ofendo cada día por mi mucha flaqueza. Dame, pues, bendito y amable Señor, gracia de lágrimas, principalmente nacidas de la mucha dulzura de tu amor y memoria de tus misericordias. Pon esta mesa a tu siervo en tu presencia, y déjala en mi poder para que me pueda hartar della cuando quisiere. Dame por tu bondad y piedad que este Cáliz excelente y divino que embriaga, mate mi sed, para que mi espíritu anhele y suspire por ti, y mi alma se abrase en tu amor, olvidándose la vanidad y miseria. Oye, Dios mío; oye, Lumbre de mis ojos; oye lo que te pido, y dame que te pida lo que has de oír. Piadoso y apacible Señor, no te hagas para mí inexorable por mis pecados, mas usa de tu bondad. Recibe los ruegos de tu siervo, y da fin cumplido a mi petición y deseo, por los ruegos y merecimientos de la sacratísima Virgen María, Señora nuestra, que tanto lloró, y tan dulces lágrimas por toda su vida derramó por ti, Señor, sabiendo desde tu santa Encarnación lo que habías de padecer.


“HERMOSURA DE DIOS”


V. P. Juan Eusebio Nieremberg.

De la Compañía de Jesús


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...