domingo, 20 de noviembre de 2016

REMEDIOS CONTRA LA LUJURIA (Recordar los Novísimos)


ASMODEO EL DEMONIO DE LA LUJURIA


   7°) El séptimo medio propuesto, es la memoria y consideración de los novísimos, acerca de los cuales dice la santa Escritura: Acuérdate de los novísimos, y jamás pecarás (Eccles. VII, 40).

   Y aunque es remedio contra todos los pecados, porque refrena las pasiones y apetitos desordenados, pero en particular contra la liviandad, es medicina eficacísima y muy experimentada.

   Así dice el Seráfico Doctor San Buenaventura: “La concupiscencia de los ojos la desprecia el pecador cuando piensa que se ha de convertir en polvo; la de la carne la reprime y supedita cuando se acuerda que ha de ser pasto de gusanos; y la soberbia de la vida la humilla, cuando reflexiona que el que quiso dominar a todos, ha de ser colocado bajo los pies de todos en el sepulcro”.

   San Gregorio escribe que “nada vale tanto para domar el apetito de los deseos carnales como el pensar qué será después de muerto aquel objeto que en vida nos seduce;” y de sí mismo confiesa San Agustín que nada lo arrancaba del golfo profundo de los carnales deleites en que sumergido se hallaba, como el temor de la muerte y del juicio futuro. Del glorioso atleta San Antonio Abad escribe San Atanasio en su vida que, tentado por el demonio con variadas y horrendas representaciones deshonestas, el Santo “oponía a la liviandad sugerida los gusanos dolorosos y las llamas vengadoras del abismo.”. San Bernardo habla así al pecador: “Si el amor del Señor no te contiene, ni logra refrenarte, por lo menos conténgante el temor del juicio, el miedo del infierno, los lazos de la muerte, los dolores infernales, aquel fuego abrasador, aquel gusano que por toda la eternidad ha de roer tu alma y cuerpo, aquel hediondo azufre, aquella llama inextinguible y todos los males que allí están epilogados”.

   Nota Alarino que el horrible ardor de la liviandad muy justamente se castiga con el horrible ardor de las llamas infernales, y el Abad Guerrico dice que a los impuros “acabará por devorarlos el último fuego del infierno, que comenzaron a encender con sus obras de lujuria”.



R. P. FR. ANTONIO ARBIOL




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...