jueves, 10 de noviembre de 2016

REMEDIOS CONTRA LA LUJURIA (Huir de las ocasiones)



ASMODEO DEMONIO DE LA LUJURIA


   3°)  El tercer remedio, principalísimo, es la fuga de las ocasiones. Bien sabido es la prescripción del Apóstol: Huid de la fornicación (I Cor.VI, 18); y el Angélico Doctor, comentando este pasaje, se explica de esta suerte: a Aquí debe notarse que los demás vicios se vencen resistiéndolos; porque cuanto más el hombre va considerando y tratando sus particularidades y detalles, tanto menos encuentra en ellos motivo de delectación, antes más los repugna y rechaza; mas el vicio de la fornicación no se vence resistiéndolo, porque cuanto más el hombre desciende en esta materia a las particularidades, más se va encendiendo; y por eso se vence con la fuga, esto es, evitando totalmente los inmundos pensamientos, y toda clase de ocasiones, por lo cual en Zacarías (II, 6) está escrito: Huid de la tierra del aquilón, dice el Señor. Y lo mismo está más ampliamente explicado en aquel libro de oro del Combate espiritual, tan apreciado de san Francisco de Sales, que lo trajo por más de diez y ocho años consigo. Allí, pues, dando remedio contra la sensualidad, se dice: “Contra este vicio has de pelear con modo particular, y muy distinto de los otros; y así, para que sepas pelear contra él en breve forma, debes atender las diferencias de los tiempos, que son tres: antes que seamos tentados, cuando somos tentados, y cuando ha pasado ya la tentación. Antes de la tentación, la pelea se ha de enderezar contra los objetos que nos ocasionan y motivan la tentación. Y lo primero, has de pelear, procurando huir de ellos con gran cuidado, y de cualquiera otra persona en quien puedas conocer la menor sombra o asomo de peligro; y siendo forzoso tal vez comunicar con ella, debes hacerlo con todo acuerdo, con el rostro modesto y grave, y las palabras sean antes ásperas que demasiadamente blandas y afables. Y no debes fiarte en que tantos años como has gastado, no has sentido ni sientes los estímulos de la carne; porque este maldito vicio suele hacer en una hora, y en un momento, lo que no ha hecho en muchos años, y muchas veces dispone sus máquinas ocultamente, y tanto más daña y hiere de muerte, cuanto más lisonjea y procura hacerse menos sospechoso. Y muchas veces hay más que temer, como en muchas ocasiones lo ha mostrado la experiencia, y lo muestra cada día, cuando la comunicación se sustenta debajo de pretexto de cosas lícitas, como de parentesco, de cortesía debida, y de alguna virtud que se halla en la persona amada; porque en la demasiada, incauta e imprudente comunicación, se va mixturando el venenoso deleite sensual, que pasando insensiblemente poco a  poco a lo más interior de las almas, va siempre oscureciendo la razón, de manera que empieza a hacerse poco caso, y a  juzgar como nonada las cosas peligrosas, y las palabras de cariño de una a otra parte , y el gusto de la conversación viene a  precipitarse en una conocida ruina, o por lo menos en una tentación muy trabajosa y dificultosa de vencer.

   Vuelvo a  decir que huyáis, porque sois una estopa: no os fiéis de que la estopa está bien mojada y llena de agua de una voluntad firme y resuelta, dispuesta antes a morir que ofender a la Majestad divina, porque como la conversación frecuente es fuego, con su calor va poco a poco enjugando y secando el agua de la buena voluntad que tiene esa estopa, y cuando menos penséis prenderá en ella el fuego, sin respetar a parentesco, ni a amigos, ni a temor de Dios; ni se les da nada de la honra, ni de la vida, ni de todas las penas del infierno. Por tanto, huye, huye, si no quieres ser desbaratada, presa, y lo que es más, muerta.” Hasta aquí ese precioso libro. Esta doctrina está conforme con la de los Santos. San Agustín dice: “Contra el ímpetu de la liviandad, emprende la fuga, si quieres obtener la victoria.”. San Jerónimo: “En esta guerra, los cobardes vencen,” es decir, los que vuelven las espaldas. Y el mismo Espíritu Santo, como vimos, dice: El que agrada a Dios huira de ella, de la mujer (Eccles. VII. 27).


R. P. FR. ANTONIO ARBIOL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...