miércoles, 23 de noviembre de 2016

REMEDIOS CONTRA LA LUJURIA – (Frecuencia de los Santos Sacramentos)


ASMODEO EL DEMONIO DE LA LUJURIA


   8°) El último medio es la frecuencia de los santos Sacramentos. En ellos nos dejó Cristo la más sana, eficaz y segura medicina para remedio de todos nuestros males, porque, como dice el Tridentino, por ellos comienza la justificación, o comenzada, se aumenta, o perdida se recobra.

   Y muy especialmente la frecuencia de los sacramentos de la Penitencia y Eucaristía es poderoso remedio contra el vicio de la torpeza.

   No te confundas en confesar tus pecados, dice el Sabio (Eccles. IV, 91), confiándolos con una confesión humilde y vergonzosa de haberlos cometido, pues esto es una santa venganza que te traerá la paz del alma, dice San Bernardo

   Nada pudo el Rey de Siria con todo su ejército contra el Rey de Israel, porque el profeta Elíseo dió a éste noticia de todas las asechanzas del enemigo, así el demonio nada podrá hacer contra tí con todas sus asechanzas y sugestiones si tú las manifiestas a tu confesor, porque además de la gracia del sacramento, él, con sus santos consejos y amonestaciones, te ayudará a resistir y a vencer la sugestión y la torpeza. Casiano escribe de una alma molestadísima en esta materia, pero que siempre que volvía la tentación acudía a su confesor, por cuyo medio logró la más completa victoria.

   Él sacramento de la Eucaristía, es también antídoto y febrífugo de la sensualidad; porque, como dijo San Cirilo, cuando recibimos a la Majestad de Cristo, pacífica y refrena la ley de la concupiscencia, que reside en nuestros miembros; corrobora la piedad y extingue las inquietas perturbaciones del ánimo. Del augustísimo Sacramento habla Zacarías cuando pregunta: ¿Qué cosa es su bien, y qué su hermosura? y responde: El trigo de los escogidos y el vino que germina vírgenes (Zach. IX, 17): una versión dice: que hace cantar a las vírgenes; porque este divino Sacramento da a la castidad tan poderosas armas, que aun antes del combate ya puede cantar la victoria. Al profeta Elias, huyendo de la cruel y torpe Jezabel, le corroboró y dió fuerzas un pan, figura de la Eucaristía. Las aguas del Jordán se detuvieron luego que entró en el rio el arca de la alianza, y así se detienen las tentaciones al entrar la santa Comunión en nuestro pecho. Solamente que es necesario frecuentar estas armas de estos sacramentos, pues David no osaba salir a campaña contra el gigante con las armas de Saúl, aunque eran muy firmes y seguras, porque no estaba a ellas acostumbrado.

   El Señor nos conceda sus soberanos auxilios para frecuentar sus santos Sacramentos, y por su virtud alcanzar la vida eterna. Amen.


R. P. FR. ANTONIO ARBIOL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...