viernes, 4 de noviembre de 2016

LOS CURAS (Parte II)




Qué doctrina enseña el Cura.

   Los mayores incrédulos, los enemigos más encarnizados de los curas, tienen que darse, por vencidos en este punto. Podrá haber, y existen por desgracia, quien no crea que la doctrina que predica el cura es divina; pero nadie se ha atrevido a negar que, aun desde el punto de vista meramente humano y social, es la doctrina más perfecta que se ha conocido.

   Acudid todos los enemigos del llamado clericalismo a la iglesia donde el cura expone esa doctrina; leed, al menos, los libros en que anda impresa; no os fijéis, ya que vuestra ceguera voluntaria se opone a que penetre en vuestros entendimientos la luz esplendorosa de la fe, prescindid, repito, para vuestra desgracia, de todo cuanto en ella se refiere a la revelación, para examinar tan sólo lo que toca a los deberes del hombre con sus semejantes, y decid luego qué hay en esas enseñanzas que no constituya la más ardiente aspiración de todo ser honrado.

   Oíd lo que dice a todas horas el cura: Sed buenos padres; sed buenos hijos; sed buenos amos o patronos; sed buenos criados u obreros; sed buenos esposos; no matéis; no robéis a vuestros prójimos; no les difaméis ni quitéis la honra; no manchéis vuestros labios con la mentira; más aún, ni con el pensamiento siquiera atentéis contra la honra ni contra la propiedad de vuestros semejantes.

   Amad a los que os persiguen; haced bien a los que os aborrecen; no os contentéis con no perjudicar a vuestros hermanos, sino favorecedlos como vosotros mismos quisierais ser favorecidos.

   Sed sobrios, trabajadores, económicos; no expongáis no solamente vuestras almas, sino vuestros cuerpos, a pérdida segura sumiéndoos en el cenagal de los vicios que traen aparejadas las enfermedades y la muerte prematura. Soberanos: acordaos de que Dios os ha colocado a la cabeza de los pueblos para que los rijáis con amor de padre, no para que los oprimáis con entrañas de tiranos. Súbditos: vivid sometidos a vuestros soberanos porque la autoridad que ejercen dimana de Dios, y tenéis obligación estrecha de respetar sus mandatos en lo que no se opongan a las leyes divinas, obligatorias lo mismo para los reyes que para los vasallos.

   Esto es lo que enseña el cura y nadie podrá presentar ningún testimonio en contrario. Pero tal vez digan los enemigos de los curas: —Estamos conformes en que la doctrina es buena; pero basta para que se cumplan sus preceptos con los libros que acerca de ello se han escrito, sin necesidad de tener un número considerable de personas que nos recuerde de palabra lo que podemos leer siempre que queramos en letras de molde.

   El ningún valor de esta objeción puede demostrarse sin recurrir a argumentos más profundos, con sólo recordar el hecho de aquel emperador de la antigüedad, que se hacía seguir por un esclavo que constantemente le gritaba: — ¡Acuérdate de que eres hombre!

   Sin duda alguna el soberano a quien tal frase se dirigía, sabía de sobra que pertenecía a la especie humana; tenía además a su disposición, para recordarlo, los escritos de muchos filósofos que de ello daban testimonio. ¿Para qué entonces el esclavo encargado de advertirle a cada paso lo que tan sabido tenía?

   La respuesta no puede ser más fácil. Aquel príncipe poderosísimo sabía también que su poder era omnímodo; que su voluntad era ley inmediatamente obedecida; que le bastaba una sencilla orden, un gesto nada más, para que rodasen las cabezas de los que incurrieran en su desagrado.

   Y como tal suma de poder era ocasionada a que se juzgara un ser sobrenatural, exento de las flaquezas de los demás hombres, y esto podía dar lugar a enormes injusticias, quería tener quien constantemente le recordase su verdadera y natural condición, para que no se desvaneciera y deslumbrara con el brillo de su terrenal omnipotencia.

   A todos los hombres puede aplicarse este caso, porque todos tenemos pasiones que muy a menudo nos impulsan a proceder de una manera diametralmente opuesta a lo que exigen la justicia y la caridad que debemos a nuestros prójimos, sin contar con los deberes que tenemos respecto a Dios y de los que ahora no hablamos, para pulverizar los argumentos de los enemigos de los curas, desde un punto de vista meramente humano, ya que en los tiempos desgraciados que alcanzamos, se, hace tanto hincapié en lo que redunda en beneficio de los intereses terrenales, prescindiendo de los eternos.

   Pues bien: el hombre, tan expuesto a dejarse llevar por el impulso de sus pasiones, necesita tener constantemente una voz que le recuerde sus deberes y le mantenga en los límites de lo honesto y de lo justo, y esa voz es la voz del cura, que no dice ciertamente más que lo que enseñan los Mandamientos de la Ley de Dios, impresos en muchos libros, pero que es necesario que lo diga y lo repita, pues de otro modo esa Ley se daría pronto al olvido, porque con no leer los libros en que consta escrita, se vería el hombre libre de un recuerdo que no puede ser más importuno para los que quieran vivir sin más pragmáticas que las de su voluntad y sus caprichos.

   Para evitar ese mal, tan dañoso a la salud de las almas y al bienestar puramente humano de los individuos y de los pueblos está el cura, cuya misión doctrinal, distinta de la sacramental, de la que ahora no hablamos por no ser de necesidad para nuestro razonamiento, consiste en enseñar a las gentes, según el mandato dado por Jesucristo a los Apóstoles.

   Y que es buena la doctrina que enseña, ya queda plenamente demostrado.


“Apostolado de la prensa”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...