sábado, 5 de noviembre de 2016

Impedimentos de la perfección (Amor a las riquezas).



   El apego a las riquezas hace una guerra cruel a la caridad y a las demás virtudes, por la gran fatiga y solicitud en juntarlas, por el temor de perderlas y por el dolor que se tiene cuando se pierden; y si este amor es exorbitante no sólo es contrario a la perfección sino también a la salud eterna.

   El remedio contra los impedimentos que nacen del amor a las riquezas, es un total despego de afecto hacia ellas, el cual se conoce que existe, cuando al perderlas no se turba la quietud y hay resignación con la voluntad de Dios.

   En caso contrario hay afecto perjudicial. Pero sobre todo, la privación de la hacienda o del dinero, no sólo es señal para conocer el despego que uno tiene de ellas, sino también remedio, quizá el más poderoso, para apartar semejante apego y principalmente si se hace voto. Más porque no todos pueden hacer esto, debe a lo menos todo cristiano que desea su aprovechamiento, despojarse de alguna parte, de suerte que tomando lo necesario para el sustento propio y de otros, lo restante lo emplee en obras de caridad, religión y piedad.

“Compendio de la teología ascética y mística”


P. JUAN B. SCARAMELLI, S. J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...