lunes, 17 de octubre de 2016

Santa Margarita María Alacoque, Virgen. — 17 de octubre. (+ 1690)




   Margarita María nació el 22 de julio de 1647 en la aldea de Lhautecour en la Borgoña francesa. Destinada por Jesucristo para dar a conocer su Corazón a los hombres, la llenó, ya desde el comienzo de su vida, de gracias singulares y le infundió gran horror a toda imperfección, y una inclinación tan vehemente a la pureza que repetía constantemente: «Dios mío, os consagro mi pureza y hago voto de castidad.» Llevóla Dios por el camino del dolor, de modo que toda su vida la pasó en padecer y en amar a Jesucristo. Muerto su padre, cuando ella tenía cuatro años, sufrió la escasez y la humillación por haberse encargado del gobierno de su casa a personas extrañas. Las cuales en todo se opusieron a que abrazara la vida religiosa que finalmente logró, entrando en el monasterio de la Visitación de Paray-le-Monial en 1671, en el cual, el 25 de agosto tomó el hábito y a 6 de noviembre de 1672 profesó. Siempre obedientísima, y mortificada, anduvo por caminos tan levantados que no poco dudaron primero la maestra de novicias en concederle los votos, y hechos estos, las superioras que se sucedieron Madres Saumaise y Greyfié en entender que era espíritu de Dios el que la guiaba. A este fin la sujetaron a todo linaje de contradicciones, desaires y severidad de trato. En el que tenía con Dios eran las visiones, éxtasis y comunicaciones diarias continuas y extraordinarias. En estas angustias proporcionóle el Señor el auxilio del P. Claudio de la Colombiere. Preparada ya Margarita, el 27 de diciembre de 1673, fiesta de san Juan Evangelista, el divino Maestro le encargó comunicar a los hombres la ardiente caridad de su Corazón Sagrado hacia ellos. En la segunda revelación que fué el año siguiente, le exigió la comunión del primer viernes de cada mes y una hora de oración en la noche del jueves al viernes; y en 13 de junio, día de Corpus de 1675 tuvo lugar la célebre revelación en la que le pidió que en el primer viernes después de la octava de Corpus, se dedicara una fiesta a su Corazón divino en la que se comulgase en reparación de las injurias que especialmente recibía estando de manifiesto en los altares. Margarita maestra de novicias, consagró éstas al Sagrado Corazón. Fué grande la perturbación en el convento por semejante novedad. Contra toda clase de obstáculos fué tan evidente y poderosa la acción de Jesucristo, que la imagen de su Corazón fué puesta en el coro y se le edificó una capilla que fué inaugurada y bendecida el 7 de setiembre de 1688 en que toda la comunidad se consagró al Sagrado Corazón. Llegó el momento en que la fuerza de los dolores y del amor intenso a Jesús desató a Margarita de los lazos de la carne y su alma voló a los brazos de Jesús el 17 de octubre del año 1690," cuando contaba 43 años de edad. Canonizóla Benedicto XV el 13 de mayo de 1920.

   Reflexión: Por aquí te persuadirás de que es absolutamente necesario para salvarse y santificarse conocer, amar y servir a Jesucristo, y pura ilusión creer que se puede ir al cielo sin guardar las leyes y preceptos que Él nos ha impuesto. Y porque nos ha dado un medio eficaz para salir de la frialdad espiritual y vencer las tentaciones por medio de la devoción al Sagrado Corazón, muy responsable será delante del divino juez el que no se salva, de no haber acudido a tiempo al Sagrado Corazón de Jesús.

   Oración: Señor mío Jesucristo que maravillosamente revelaste a la bienaventurada virgen Margarita los escondidos tesoros de tu Corazón, concédenos, por los méritos e imitación de ella que, amándote en todo y sobre todo, merezcamos morar perennemente en tu propio Corazón. Así sea.



FLOS SANCTORVM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...