martes, 20 de septiembre de 2016

Las cuatro principales puertas del infierno (1° puerta. “El odio”) ¿Cuál es tu puerta?



   Muy ancho es el camino que conduce al Infierno, y muy grande el número de los que entran en él. El Infierno tiene muchas puertas; mas estas puertas están sobre la Tierra. Estas puertas son los vicios por los cuales los hombres ofenden al Señor y llaman sobre sí los castigos y la muerte eterna. Entre todos los vicios, hay cuatro especialmente, a saber: el odio, la blasfemia, el robo y la impureza, que hacen caer más víctimas en el Infierno, y que más provocan acá en la Tierra el castigo de Dios. Estas son las cuatro puertas por las cuales entran el mayor número de los que se condenan.

El odio es la primera puerta del Infierno.

   El Paraíso es el reino del amor, así como el Infierno es el del odio. Padre mío, dirá alguno: yo soy reconocido y amo a mis amigos, mas no puedo sufrir al que me hace alguna contrariedad. Los bárbaros, los idólatras hablan y obran como vos. Es natural amar a los que nos hacen bien; y esto lo hacen, no sólo los infieles, sino aun los animales. Más escuchad lo que os digo, añade Jesucristo: escuchad cuál es mi ley, la ley del amor: quiero que vosotros, discípulos míos, améis aun a vuestros enemigos; haced bien al que os quiere mal; y, cuando no podáis otra cosa, rogad a lo menos por aquel que os persigue; entonces seréis hijos de Dios, que es vuestro Padre.

   Con razón, pues, dice San Agustín que sólo el amor distingue el que es hijo de Dios del que es hijo del demonio. Así han obrado los santos; ellos han amado a sus enemigos.

   Santa Catalina de Sena había sido indignamente difamada por una mujer: esta mujer cayó enferma, y Santa Catalina la asistió por largo tiempo, como si hubiese sido su sirviente.

   San Acayo vendió sus bienes para socorrer a un hombre que le había quitado la reputación.

   Un asesino había atentado a la vida de San Ambrosio: el Santo le señaló una suma suficiente para que pudiese vivir con decencia. He aquí personas que se pueden llamar a boca llena hijos de Dios. ¡Cosa admirable!, dice Santo Tomás de Villanueva: perdonamos por respeto a un amigo las injurias que se nos han hecho: ¿por qué no queremos obrar así cuando es Dios el que lo manda?

   ¡Cuánto debe esperar obtener el perdón el que perdona las ofensas! Él tiene a favor suyo la promesa del Señor, que dice: Perdonad y se os perdonará. Perdonando a los demás, vos os habéis proporcionado a vos mismo el perdón; mas, el que quiere vengarse, ¿puede esperar que Dios le remita sus ofensas? Al pronunciar la oración dominical, sella El mismo su decreto cuando llega a aquellas palabras: Señor, perdóname, como perdono yo a mis enemigos. Cuando alguno quiere vengarse, dice al Señor: No me perdonéis, Señor, porque yo no quiero perdonar. Así es cómo pronuncia su sentencia contra sí mismo.

   No lo dudéis: juzgados seréis sin misericordia, porque no la queréis usar con vuestro prójimo. Si vengaros queréis, renunciad al paraíso. Los vengativos tienen un infierno en este mundo y en el otro. El que alimenta el odio en su corazón, no tiene nunca más un momento de paz, dice San Crisóstomo, y es devorado sin cesar por la turbación y el frenesí.

   Mas diréis vosotros: Este hombre ha despedazado mi reputación en el concepto público; me ha herido en lo más delicado de mi honor; yo quiero, pues, vengarme.

   ¿Queréis quitarle la vida? — ¿Conque sois vos dueño de la vida de un hombre?

   No: ella no pertenece sino a Dios sólo. — ¿Queréis vengaros de vuestro enemigo?—También Dios se vengará de vos. Sólo a Dios es permitida la venganza. (Deut., XXXII, 35.).

   Pero ¿cómo podrá restablecerse mi honor? — ¡Cómo! Para restablecer vuestro honor ¿intentáis pisotear el honor del mismo Dios? ¿No sabéis que deshonráis a Dios todas cuantas veces obráis contra su ley? (Rom., II, 13.) ¿Cuál es vuestro honor? Es el de un pagano, de un idólatra; el honor de un cristiano consiste en obedecer a Dios y observar su ley. — Más se me tendrá por un cobarde.

   Decidme, pregunta San Bernardo: si vuestra casa estuviera a punto de desplomarse, ¿quisierais no huir por temor de que os llamasen cobarde? Y, para evitar esta calificación, ¿os condenaréis vos mismo a desplomaros en el abismo del Infierno? Si perdonáis, seréis elogiados por todos los hombres de bien. Si deseáis vengaros, dice San Crisóstomo, haced bien a vuestro enemigo; ésta es la única venganza permitida a un cristiano.

  Es falso que se pierda el honor cuando, después de haber recibido una injuria, se dice: yo soy cristiano, y así no puedo ni quiero vengarme; lejos de perder el honor, se adquiere entonces y se salva el alma. Al contrario, el que se venga será castigado de Dios, no sólo en la otra vida, sino también en este mundo. Aun cuando lograse escapar de la justicia de los hombres, no podría esperar, después de la venganza, sino una existencia desgraciada; debería llevar una vida errante; estaría sin cesar atormentado por el temor de los jueces y de los parientes de aquel a quien hubiese muerto, y sobre todo por sus remordimientos; en una palabra, sería desgraciado en esta vida, y el Infierno le aguardaría en la otra.

   ¿Qué debemos, pues, hacer si alguno nos ofende? Recurrir al momento a Dios y a la Santísima Virgen, pedirle la fuerza para perdonar, y decir allí mismo: Señor, yo perdono por vuestro amor la injuria que se me hace; perdonadme Vos las injurias sin número que os he hecho



San Alfonso María de Ligorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...